•   Rosita, RAAN, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los habitantes de la Región Autónoma  del Atlántico Norte echaron la casa por la ventana para  agasajar a la Purísima Concepción de María, patrona de todos los nicaragüenses.

En Rosita, doña Tomasa Aguilar Ochoa, celebra la gritería desde hace 53 años. “Mi madrecita Petronila Ochoa falleció cuando yo tenía 20 años de edad y la herencia que me dejó fue una imagen de la Virgen María y desde entonces la he celebrado año con año, independientemente de enfermedades y dificultades”,  comentó emocionada.

Aguilar expresó que este año “los devotos de la Purísima han quedado contentos con la chicha y las cajetas que ella y su familia prepararon con  esmero para todos los fieles seguidores de la Virgen María, quienes se desbordaron para cantar y gritar: “¿Quién causa tanta alegría? ¡La concepción de María!”


Doña Tomasa ya tiene una heredera de su virgencita. “Ya le dije a mi hija Sonia (García), que ella  tiene que hacerse cargo de la Purísima, cuando yo ya no esté aquí”. Sonriendo, Sonia nos confirma estar dispuesta a asumir la celebración de la gritería mientras ella tenga vida.

Civismo y fervor religioso

Brenda Jarquín es otra devota para la celebración de la Purísima, quien todos los años reza el rosario y le canta a la Virgen María. “Toda mi familia ha sido “mariana” y cuando llega diciembre nos desbordamos con la Gritería.”

Para esta ferviente feligresa católica, ahora no se ha visto el desorden de otros años. “La gente se ha portado bien y ha respetado los hogares donde se han instalado las altares”, comentó.

En tanto el Ejército de Nicaragua, mediante el Batalló Ecológico, a cargo de la Octava Región Militar celebró ayer la Gritería, en honor a la Virgen Concepción de María, así lo refirió el Teniente Coronel Marvin Paniagua, jefe del Batallón Ecológico.

Con gorras, paquetes, las infaltables cañas y chicha, miles de personas se desbordaron a la iglesia católica de Fátima, donde el Batallón Ecológico se unió a las celebraciones marianas.