•  |
  •  |
  • END

El alcalde de San Juan del Sur, Eduardo Hollman, le hizo un fuerte reclamo a la presidenta de Enacal, Ruth Selma Herrera, a través de una carta en la que expone la inconformidad que existe a nivel institucional y poblacional con el servicio que presta esa empresa en San Juan del Sur, “ya que desde hace años se observa que los manjoles ubicados en la zona central de la ciudad son rebasados por el exceso de aguas negras que se vierten sobre las calles debido al pobre sistema de bombeo”, dice textualmente la carta.


Aguas negras a la bahía
En el documento, con fecha del ocho de septiembre y a la cual van anexadas tres fotografías en las que se evidencian los efectos negativos de los manjoles, se señala también que las aguas negras que se vierten hacia las calles crean un hedor espantoso y el consiguiente daño a la calidad de vida y salud de la población, y el acalde agrega que luego dichas aguas se “depositan al mar, contaminando la bahía de San Juan del Sur, nuestro más preciado recurso natural”.

De acuerdo con la misiva, esto sucede principalmente en época de invierno, y los manjoles se saturan debido al pobre sistema de bombeo. “Consideramos que Enacal ha sido irresponsable, ya que no ha hecho nada o tal vez muy poco para remediar el problema”, escribió el edil en otro párrafo.

Pero esto no es todo, en la carta enviada con copia a la Procuraduría, el alcalde expone que Enacal no ha mostrado interés en un convenio que desde 2006 viene promoviendo la Alcaldía de San Juan del Sur con un grupo de turistas que apoyarían a dicha institución a buscarle solución al problema de la aguas servidas.


Apoyo de turistas
Según lo expresado en la carta, los turistas apoyarían a Enacal a sustituir el sistema de bombeo de aguas negras, “con lo que se hubiera solucionado el problema, pero Enacal en este y en el anterior gobierno ha sido totalmente ineficiente en finiquitar legalmente este acuerdo cuyas razones las ignoramos”.

Como parte de la ayuda de los turistas, Hollman también menciona que se incluía equipamiento de los pozos y la reparación de la laguna de oxidación que según la carta contamina la bahía de Nascacolo, y hasta se detalla que allí es peligroso bañarse.

El alcalde culmina la misiva señalando que el actuar de Enacal hace pensar que dicha empresa no tiene interés en resolver el problema y que está violentado la Ley de Delitos Ambientales y por ende debe haber una repuesta rápida, porque hay contaminación de agua y suelo, y Enacal puede ser objeto de una multa de mil a 50 mil dólares, todo de acuerdo con la Ley 559, la cual por cierto fue derogada en el nuevo Código Penal.