•   OCOTAL / NUEVA SEGOVIA  |
  •  |
  •  |

Desorden, división, competencia desleal y la ley de la selva sigue imperando en esta ciudad, después que el Concejo y el alcalde Marciano Berríos cumplieran la orientación que diera el presidente Daniel Ortega al edil de regresar a las mercaderas a las instalaciones del viejo mercado.

Los 143 comerciantes de verduras, carnes, granos básicos, ropa y calzado se dividieron en dos bloques, uno que improvisó casetas en las ruinas del viejo mercado, sin que todavía reúna las condiciones higiénicas para expender alimentos, y otro que ha decidido quedarse en el nuevo y costoso edificio.

La circulación es otra vez tediosa en el centro de la ciudad, ya que por el mercado, bancos y otras casas comerciales cruza la única avenida vehicular de norte a sur. Aunque las verduleras asumieron el compromiso de no copar las aceras con sus puestos de venta, es notoria la ubicación de canastos.

Aurora Vindel, dirigente de las verduleras que no acataron la orden presidencial, dijo que se quedará en el nuevo mercado, porque ella ya tiene su clientela, y no le ha ido mal en las ventas, opinión que es igual en el resto de comerciantes.

Nuevo edificio es una promesa
Según ella, los 70 comerciantes, en su mayoría mujeres, solicitarán a las autoridades municipales que traslade la terminal de buses al nuevo mercado, para incrementar las ventas y a la vez que sirva de descargue de los granos básicos que vienen de los municipios, y de esa manera se elimine un puesto ilegal que se ha establecido en una de las paradas sobre la Carretera
Panamericana.

Consuelo González López, Intendente del nuevo mercado, dijo que ante el abandono de tramos por locatarias que se van al antiguo centro, se han recibido unas 300 solicitudes de ciudadanos que pretenden dedicarse al comercio informal como una fuente de empleo.

El edil dijo que la construcción de un edificio en el centro de la ciudad para albergar a los comerciantes es simplemente una promesa, porque lo que existe es un compromiso de las autoridades del Fondo de Inversión Social de Emergencia (Fise) de gestionar los recursos para su levantamiento. No descartó, que una vez que se construya, lo que él conceptúa como un centro de compras, todos los comerciantes deban reunirse allí.

Dijo que de llegar a quedar el nuevo edificio desocupado en un futuro, podría ser utilizado para oficinas estatales o para la instalación de otros negocios que sean compatibles con las políticas de preservación del ambiente. Éste fue erigido a un costo de 16 millones de córdobas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus