•  |
  •  |
  • END

El señor José Santos Montenegro Barrera, de 54 años de edad, originario de Juigalpa, Chontales, quien sufrió un accidente en la comarca La Primavera, en el municipio de La Dalia, disintió de las informaciones publicadas el 10 de abril y el 19 de octubre de 2007 bajo los títulos de “Tres mueren en Jinotega” y “Herido en choque de moto y camioneta”, en las que hacen referencia a su persona y considera afectan su dignidad y reputación.

Montenegro aclaró que el día del accidente él no conducía su motocicleta a alta velocidad ni en estado de ebriedad, mucho menos que haya impactado contra la camioneta a como se refiere en la información publicada en la columna de Sucesos Departamentales del 19 de octubre del año 2007.

El afectado se presentó a la Sala de Redacción de EL NUEVO DIARIO, para explicar que él viajaba en su motocicleta cuando fue impactado por el conductor de la camioneta Toyota, placa MT076683, Félix Pedro Betanco Castro. El accidente se produjo en el sector de La Primavera, el 13 de octubre de 2007, aclaró.

Producto del accidente sufrió lesiones en el cráneo y parte derecha del rostro y pelvis, a la fecha lleva seis cirugías y para el siete de octubre tiene prevista la última en la Clínica Benedit, en la ciudad de León, lo cual ha tenido un alto costo médico, dijo el accidentado.

Por otra parte señala que también fue señalado en otra información del diez de abril de 2007 en donde mencionan que falleció a la edad de 56 años por intoxicación alcohólica en el sector conocido como El Sardinal, lo cual es falso, porque ahora después de tanto tiempo de permanecer en estado de convalecencia, tiene la oportunidad de hacer estas aclaraciones. Sin embargo, sería mucha coincidencia que se trate de un homónimo.

Producto del accidente presenta secuelas, dijo, “pues estoy perdiendo la vista y quedé semi minusválido”. Además dijo que eximió de responsabilidad al autor del accidente, pues asegura que no gana nada con tener a una persona detenida.

Montenegro dice que estas informaciones, que fueron servidas desde Matagalpa, “me han causado un gran daño ante las instituciones y las personas que me conocen en La Dalia y la ciudad de Juigalpa, donde resido”.