Máximo Rugama
  •  |
  •  |
  • END

A dos meses de haber entrado en vigencia el nuevo Código Penal, a juzgar por las estadísticas, los resultados no son muy halagadores.

En cuanto a los casos atendidos en el ministerio público, los datos son relativamente conservadores.

Durante el mes de julio, que fue cuando entró en vigencia este Código Penal, en el Centro de Atención del Ministerio Público, cuyas oficinas están ubicadas precisamente en las mismas instalaciones del Complejo Policial “Boris Vega” de esta ciudad norteña, entraron ochenta y nueve casos o expedientes.

Según las doctoras María Eugenia González y Hazel Herrera, fiscales que atienden los casos que entran al centro, los expedientes que hizo llegar la Policía esteliana a esa instancia en julio se desglosan de la siguiente manera: 57 para el Juzgado Local y 32 con competencia de la judicatura de distrito, por su mayor relevancia, es decir porque los delitos que corresponden a los mismos ameritaban penas superiores a los tres años.

En lo referido a agosto del año en curso, en el segundo mes, la Policía remitió 26 casos con competencia de la judicatura local y el resto para el juzgado de distrito.

Mientras que los casos con competencia al juzgado especial de distrito para la niñez y la adolescencia, a cargo de la doctora María Elsa Laguna Herrera, fueron remitidos cinco en julio y nueve en agosto, donde sí se nota hubo un aumento de casi el ciento por ciento.


Vacíos de aplicación
Juristas estelianos consultados sobre este fenómeno en particular señalaron que debido a que se trata de una nueva experiencia y existen algunos vacíos en cuanto a conocimiento en su aplicación la Policía es selectiva en pasar los casos al ministerio público.

Hubo quienes manifestaron que esta situación es comprensible en todo inicio y aseguran que quizá de aquí a seis meses la situación se normalice cuando los procesos y aspectos propios que indica y regula el nuevo Código Penal, ya se familiaricen con estos.

También hubo quien dijo que a lo mejor la Policía sólo está remitiendo al Ministerio Público expedientes viejos y está rezagando los nuevos, apreciación que ha sido rechazada por los oficiales de la entidad de seguridad y orden público.

El centro de atención de la fiscalía, ubicado en las instalaciones de la delegación departamental de la Policía, los pobladores lo han visto como una alternativa que les permite tener más acceso a la información.

En el caso de las fiscales González y Herrera, ellas han sabido brindar la confianza a los usuarios para que expongan con toda franqueza sus problemas o acusaciones.

También decenas de estelianos, como Juan Pablo Centeno, llegan a esa instancia a solicitar información en cuanto al curso que puede tomar determinado proceso, y en ese particular las fiscales con paciencia y ética meridiana brindan información, y al salir de las oficinas el ciudadano se siente satisfecho.

Para preparar la aplicación del Nuevo Código Penal, tanto judiciales como fiscales, funcionarios del Sistema Penitenciario, de la Procuraduría y oficiales de la Policía fueron capacitados en un curso que duró tres meses.

Ahora asistentes fiscales, jueces suplentes, jefes municipales de Policía, jefes de territorio y funcionarios del Sistema Penitenciario también son capacitados en un curso de tres meses.

Ambas capacitaciones son impartidas en Estelí, ya que varios jueces, como Alma Pino, que es de audiencias, Elizabeth Corea, Penal de Juicio, Sandra Mata, delegada departamental del Ministerio Público y el magistrado David Moreno, son docentes penalistas.