José María Centeno
  •  |
  •  |
  • END

EL RAMA
Una fuerte pesadilla es la que enfrentan los productores de El Rama, Muelle de los Bueyes, Nueva Guinea, El Ayote, La Libertad y Santo Domingo --estos dos últimos municipios de Chontales--, donde opera una banda armada de roba ganado.

Los productores señalan que esta mafia más tarda en robar el semoviente, cuando ya aparecen estos en manos de otras personas con documentos legales y guías extendidas, sin explicación alguna por parte de funcionarios de las municipalidades.

Según el mayor Benito Rostrán, Jefe del Ejército en Nueva Guinea, a diario se reciben denuncias de productores a quienes les roban desde una hasta 30 reses, versión que es confirmada por el capitán Román Benítez, Jefe de la Secretaría Ejecutiva y vocero oficial de la Policía Nacional de Zelaya Central.

Tentáculos de la red
Según los funcionarios, existe una red de abigeos que opera desde Zelaya Central y El Tortuguero, utilizando como puente directo a los municipios de El Ayote, La Libertad y Santo Domingo, donde legalizan en estas mismas Alcaldías el semoviente robado; luego, ya legalizado, lo transportan en camiones, pasando por los puestos de control policial de Juigalpa, hasta su destino final en los principales mataderos del país.

Otra vía de salida que utiliza el abigeato es la profundidad del campo entre los municipios de Nueva Guinea, El Rama, Muelle de los Bueyes y Bluefields, siendo este último el puente principal para trasladar dichos semovientes hasta Corn Island, donde el ganado es destazado.

El caso más reciente es el ocurrido contra el productor Fabio Centeno, de la comarca Monte Rosa, municipio de El Rama, a quien en su propia finca le han destazado 5 vacas, 3 cerdos y hasta le mataron un perro raza pastor alemán. El afectado expresó que los delincuentes sólo matan el animal, le quitan la posta y dejan el resto.

Centeno interpuso la denuncia ante la Policía de El Rama, pero ésta no ha capturado a ningún sospechoso, por lo que el productor, al igual que todos los afectados, pide al gobierno central y a las autoridades correspondientes que les digan cuál es la medida a tomar ante esta situación.

Según la versión de la Policía Nacional y del Ejército, los planes conjuntos han dado muy buenos resultados. Se captura a los principales sospechosos, pero más tardan en ser entregados al Ministerio Público, cuando tanto fiscales como los mismos jueces los dejan libres.