•  |
  •  |
  • END

SÉBACO
Productores y pobladores de la comunidad del Molino Sur, municipio de Sébaco, están pidiéndole al gobierno del presidente Ortega apoyo para la reparación del Puente del Molino Sur, conocido como Las Calabazas, que fue arrastrado por las fuertes crecidas del río Grande de Matagalpa provocadas por las últimas lluvias que han azotado al país.

El ingeniero Jorge Isaac Rivera Valle, miembro del Comité de Emergencia Municipal de Sébaco, señaló que después que fue declarada la Alerta Verde en todo el país a causa de la lluvias, se inundaron comunidades de la parte norte del municipio como son Río Negro I y II, y Las Brisas, donde todos sus habitantes fueron evacuados a las escuelas.

Incomunicados
Unas mil personas fueran evacuadas de estos lugares. Ahora, debido al cese de la lluvia en las últimas 24 horas, han regresado a sus hogares, no así quienes habitan en la parte de Molino Sur, en la zona este de la ciudad. En ese lugar 18 comunidades quedaron incomunicadas por espacio de seis días, entre ellas El Almirante y El Atillo.

Estas comunidades son las que más producen chayote, berenjena, entre otros rubros que se venden en el Mercado Mayoreo de la capital. El problema es que debido a que el Puente Vado de Las Calabazas fue arrasado por las corrientes, será imposible el traslado del producto.

Agregó que la Alcaldía, junto con la empresa ENIC, están restableciendo un puente provisional sobre el río. Sin embargo, advirtió sobre el riesgo que de continuar las lluvias, el puente podría colapsar.

Sin luz
Otro de los problemas que han dejado los aguaceros en el municipio de Sébaco, es que en varias comunidades han quedado sin el servicio de energía eléctrica, por lo que ya se han hecho las coordinaciones con Unión Fenosa para restablecerlas. “El problema es el mal estado en que han quedado los caminos de penetración; eso hace imposible restablecerla”, dijo el funcionario.

El alcalde de Sébaco, Boanerges González, se reunió ayer jueves con los ministros del Inifom, FISE y MTI, para buscar un presupuesto extra y poder atender la emergencia que atraviesa Sébaco, principalmente la reconstrucción del puente de Las Calabazas, y evitar que los productores sigan perdiendo la producción, así como otros caminos productivos que fueron dañados por las lluvias.

Don Evaristo Mendoza, productor de chayote de Molino Norte, señaló que una de las consecuencias de los aguaceros es que para poder cruzar de un lado a otro, tienen que pagar diez córdobas por saco de producto alimenticio. Esto viene a subir los costos de producción.

Mendoza señaló que a lo inmediato unos doscientos productores de chayote, pepino, berenjena, culantro entro otros, han sufrido las investidas de los aguaceros, pero ningún funcionario del gobierno se ha presentado a la zona para evaluar los daños a la producción.

Muchos campesinos que no podían pasar sus productos en la pequeña embarcación optaban por pasar cargando en hombros los sacos, a riesgo de ser arrastrados por las aguas del río Grande de Matagalpa, con la finalidad de no perderlo.