•  |
  •  |
  • END

Muy preocupadas se encuentran las familias del barrio San Ignacio de Pantanal, al sur del municipio de Granada, a causa de un brote de sarna que se ha desatado principalmente en los perros de la localidad. Según las amas de casa consultadas por END, el problema inició hace varios meses, pero se ha agudizado en días recientes.

Doña Teodora Martínez manifestó que su nieto, Francisco Javier Ramírez, de un año, adquirió la enfermedad a través de la perra “Blanca”, a la que su dueño no le prestaba ninguna medida higiénica. “En una de tantas, el piojo de la perra lo recibió el niño y empezó con llagas y una hinchazón en todo el cuerpecito. Yo le decía al hombre que la matara, pero él se negaba”, señaló la señora.

Dijo que ella y la mamá del niño visitaron a varios médicos de la ciudad, y luego de gastar grandes cantidades de dinero en medicamentos, un doctor les recetó un remedio que ayudó a desparecer los granos, pero no las marcas en los brazos y piernas. “Ahí, enseguida hay un perro que anda pura sarna y viene a meterse de este lado, a mí me preocupa porque aquí viven seis niños más, y me da miedo que les pase lo mismo”, remarcó.


Plaga de canes en Pantanal
Al igual que la perra “Blanca”, en Pantanal hay una gran cantidad de canes que están en la misma situación; por ejemplo, en la casa de don Francisco Aragón Padilla hay tres animales, de lis cuales dos tienen rabia. “Ya se me murieron cuatro perros y ahora tengo dos enfermos, eso es malo para los adultos y para los niños”, dijo, aunque según él, está tomando algunas medidas para evitar el contagio.

Por su parte, doña Rosa Digna Martínez expresó que hace algunas semanas los vecinos decidieron quemar a una perra que estaba con sarna, y que debido a lo avanzado del padecimiento ya casi no podía ni caminar. “Hace algunas semanas a mí me salió sarpullido en todo el cuerpo, y el médico me recetó unas pastillas, una pomada y un jabón para la sarna. Yo creo que eso lo adquirí en la calle”, dijo.

La enfermera Petrona Fernández, responsable del puesto de salud El Rosario, donde administrativamente corresponde la atención de los habitantes de Pantanal, manifestó que esa situación aún es aislada y que pocas personas han llegado con síntomas de escabiasis.

“En todo caso, creo que los padres y madres de familia deben de tener más cuidado con sus mascotas y evitar el contacto con ellas. Se trata de un asunto de higiene en el hogar, y si no tienen recursos para llevarlos al veterinario, es mejor no aceptar animales”, puntualizó Fernández.