Ingrid Duarte
  •  |
  •  |
  • END

Las versiones encontradas acerca de lo que ocurrió el cuatro de octubre en el Mercado Municipal de Granada siguen escuchándose, y aunque algunas apuntan a la inocencia de los dos señalados, otras los incriminan sin ninguna duda. Lo cierto, según las autoridades policiales, es que un Trabajador de Protección Física (TPF) de la alcaldía fue sorprendido mientras introducía la mano en un tramo de abarrotes.

El polémico caso fue remitido el seis de octubre al Ministerio Público, donde fue asumido por el fiscal auxiliar Fernando Salinas, quien inició la acusación por el delito de robo con fuerza en contra de Milton Martín Miranda Castillo y de Róger Antonio Valdés González.

Según el fiscal Gerardo Barrera, la víctima fue la señora Sara Guadalupe Galán Barrios. “Estas dos personas, aprovechándose de su condición de trabajadores de la alcaldía, llegaron al tramo después de la cinco de la tarde a forzar una tabla para meter las manos y alcanzar una gaveta donde estaba todo el dinero de la venta del día”, manifestó Barrera.


Afectado se escondió en el tramo para detectarlos
La detención de los acusados fue posible gracias a la “pericia” del esposo de la señora, quien después de tantas pérdidas, decidió esconderse dentro del local para descubrir a los responsables de los robos. “Algunos dicen que no debí haber hecho eso, pero era la única forma de saber quiénes eran los ladrones, ya teníamos rato de esperar, y no podíamos seguir perdiendo más”, señaló el esposo de la señora.

Aunque el caso fue presentado en el Juzgado Segundo Local Penal y la audiencia inicial está prevista para las 11 de la mañana del viernes 17 de octubre, el gerente del mercado, Alejandro Hernández, insiste en la inocencia y aduce que sus trabajadores solamente cumplían con el trabajo rutinario.


Lo que aduce el gerente del mercado
“La señora Galán y su esposo, de apellido Centeno, de manera antojadiza, arbitraria y violatoria organizaron a un grupo de comerciantes para espiar a los ladrones, porque desde hacía un mes se les estaba perdiendo el dinero, esto sin previa autorización de la Gerencia del mercado. Entonces, cuando los compañeros andaban en rutina, revisando tramo por tramo, los agarraron supuestamente queriendo robar”, subrayó Hernández.

Según él, la señora le comentó que había desparecido dinero de varios fajos de billetes, y que lo que hacían era sacar ciertas cantidades para no despertar la sospecha de los dueños. “La última vez que ella detectó la pérdida, fue cuando dejó 185 mil córdobas divididos en varios fajos, y luego descubrió que en tres líos hacían falta cantidades diferentes. Es ahí donde tengo la duda, porque el ladrón se llevaría todos los fajos, o al menos uno”, expuso.

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Comerciantes del Mercado, Margarita Jarquín, expresó su total desacuerdo con Hernández, y remarcó que en el hipotético caso que fueran declarados inocentes, no están dispuestos a recibirlos bajo ninguna circunstancia.