Ingrid Duarte
  •   GRANADA  |
  •  |
  •  |


En una contribución al estudio de la cultura política nicaragüense, el Instituto de Estudios Interdisciplinarios (IEI) y la Fundación Casa de los Tres Mundos, presentaron los resultados de una investigación sobre la participación política de los granadinos en las elecciones presidenciales del 5 de noviembre de 2006.

Los investigadores manifestaron que el estudio surgió a raíz de la aparente contradicción entre una democracia nominal con instituciones débiles, un alto grado de insatisfacción y desconfianza de sus ciudadanos, pero a la vez una de las tasas más altas de participación electoral en América Latina.
Por ello es que William Montano, Adriana Palacios, Carlos Soza y Emmanuel Detrinidad, en coordinación con Johannes Kranz, decidieron explorar el significado y las motivaciones de participación en los comicios, y el conocimiento y confianza del electorado en el sistema y sus instituciones.

Resultados

Una de las primeras preguntas estuvo relacionada con la intención de los granadinos de participar o no en las elecciones nacionales, y al mismo tiempo las razones para cada respuesta.
En primer lugar se destaca el 87.5 por ciento con intención de voto, seguido por el  8.2 por ciento que dijo que no y  4.3 por ciento que estaba indeciso.
                                                                                                                                                                                                         Quienes no pensaban votar dijeron que por problemas de documentación, desinterés y desconfianza y en el caso de los indecisos, fue por una insatisfacción general en asuntos de política.

Sin embargo, luego se les preguntó que si consideraban importante que los ciudadanos voten, la respuesta mayoritaria fue del 98.6 por ciento, que dijo sí, contra el 1.4 por ciento que respondió que no.

Cuando se les preguntó que si votando ayudan a resolver los problemas del país, el 74.7 por ciento dijo que sí, el 20 por ciento dijo que no, y el 5.3 por ciento no respondió.

En ese sentido se les preguntó cuáles son los problemas más urgentes a resolver en el país. El 34.8 por ciento dijo que la situación económica, el 16.4 dijo que las necesidades básicas; alimentación y salud, entre otras cosas.

Poca participación política

Referente a la participación política, el 72.2 por ciento dijo que no le interesa, frente al  27.4 que respondió que sí. De ellos, el 26.2 por ciento justificó que por descrédito hacia la clase política y el 21.6 por ciento no supo argumentar su respuesta.
 
Posteriormente se les preguntó de qué forma participaban en la vida política del país, el 54.4 por ciento dijo que votando, el 15.6 por ciento dijo que opinando e informándose, y el 9.7 por ciento, en actividades de partidos políticos.

Estas respuestas, según los investigadores, demuestran que los granadinos perciben que su participación en la vida política es muy limitada.

Para finalizar, se incluyó un acápite de memorias sobre los gobiernos de Nicaragua en el que se agruparon las respuestas a ¿bajo qué gobierno los nicaragüenses han vivido tanto mejor como peor?

En el caso del gobierno Somoza, el 54.3 por ciento respondió que vivieron mejor porque todo era barato, había alimentos y estabilidad económica, entre otras cosas. Mientras que el 5.6 por ciento dijo que vivieron peor por la dictadura y la represión.
Durante el gobierno Sandinista, el 10.9 por ciento dice que vivieron mejor porque había salud, educación, vivienda y seguridad, frente al 68.1 por ciento que respondió que vivieron peor por la guerra, muerte, servicio militar, pobreza, filas y devaluación, entre otros.

En el gobierno de doña Violeta Barrios el 23. 2 por ciento dice que vivieron mejor, porque terminó la guerra, llegó el mejoramiento económico y la paz, mientras que el dos por ciento dice que vivieron peor, por la mala organización y la desaparición del tren.

Por su parte, el gobierno de Arnoldo Alemán, recibió el 6.7 por ciento a favor, por las obras públicas y la actividad económica, sin embargo, el 11 por ciento dice que vivieron peor por el robo, la corrupción y el desempleo.

Y en el gobierno de Enrique Bolaños, el 4.9 manifestó que vivieron mejor por la eliminación de la corrupción y la tranquilidad, frente al 13.3 que señaló que vivieron peor a causa del desempleo.