•   Masaya  |
  •  |
  •  |

Miembros del Centro Escolar Anexo Salesiano y algunos pobladores del barrio Monimbó denunciaron el fin de semana, ante representantes de la unidad ambiental de la Alcaldía de Masaya, que un señor de nombre Freddy García se presentó a este lugar, sierra en mano y con un supuesto permiso del Instituto Nacional Forestal (Inafor), para derribar un árbol de guanacaste de aproximadamente 40 metros de altura, atentando contra la calidad ambiental del sector.

Según el director del centro educativo, Fernando Murillo, el día jueves 29 de noviembre del corriente año, el cuidador del Anexo le informó lo sucedido con García, por lo que de inmediato intentó reunirse personalmente con el ciudadano. No pudiendo lograr su cometido, Murillo dice haber conversado con la hija de éste, quien le comentó que el árbol le había sido vendido a su padre, pero que desconocía si el Inafor le había dado el permiso.

Terreno sin dueño legal
"La verdad no entiendo quién pudo ser el vendedor, porque el terreno donde está ese árbol (ubicado al otro lado del Anexo Salesiano) actualmente no tiene dueño, ya que su situación legal no se ha definido. Así que nadie tiene derecho sobre esa propiedad y mucho menos sobre lo que se encuentre dentro", indicó el director del centro.

Peligran otros dos árboles
Asimismo, miembros de este centro escolar destacaron que les preocupa que existan más personas interesadas en derribar otros dos árboles de guanacaste que se encuentran en el terreno, con el fin de comercializarlos y lucrarse de manera ilegal.

"Hablamos de un árbol de más de 130 años, y que podría tener un valor de unos 50 mil córdobas (…) un dineral en estos tiempos de crisis, y un negocio redondo para los ambiciosos que no les interesa dejar sin sombra a cientos de niños que estudian en sus cercanías", expresó don Paulino Morales, habitante de la zona.

No hay permiso de Inafor
Por su parte, Sócrates Flores y Silvio González, inspectores de la unidad ambiental de la comuna, emitieron un acta tras recibir la denuncia, donde señalan que el árbol de guanacaste y ningún otro que esté dentro del terreno puede ser cortado, ya no que no existe ningún permiso del Inafor-Masaya.

En caso que desobedezcan la resolución de esta instancia, destaca el documento, estarán infringiendo la Ley 462 de Conservación, Fomento y Desarrollo Sostenible del Sector Forestal, en sus artículos 52 y 53, así como la Ley 559 de Delitos Ambientales, en su artículo número 30, por lo que
incurrirán en delito.