•  |
  •  |
  • END

Víctor Rosales, el Santa Claus Nica, dio un ejemplo caritativo que debería ser imitado por moros y cristianos, al visitar y llevar un donativo económico a la señora Alicia Chávez, a quien se le derrumbaran las paredes de su casa ubicada en el barrio “Guadalupe”, municipio de Santa Teresa, Carazo, producto de las lluvias que azotaron el litoral Pacífico.

“Agradecemos a este ángel, pues ningún funcionario, menos políticos, se han aparecido a respaldarnos”, comentó la abuelita con los ojos llorosos por la alegría, en medio de los escombros de la rústica vivienda.

Doña Alicia ha habitado desde siempre este barrio, en compañía de sus hermanos Freddy y Luisa Chávez, todos de la tercera edad y de escasos recursos. Motivado por eso, el llamado Santa Claus Nica aportó su granito de arena y además de la ayuda monetaria obsequió alimentos a los tres afectados por los torrenciales aguaceros.

También en La Conquista
El Santa Claus Nica también se dirigió a los barrios del empobrecido municipio de La Conquista, donde centenares de menores recibieron servicios de comida, caramelos y ropas.

Las Pilas, zona que está ubicada en las laderas del río de Esquipulas, cuenca que se ha desbordado y arrasado con varias viviendas, fue visitado por Víctor Rosales. “Yo solamente trato de llevar alegría a los niños pobres”, dijo Rosales, quien agregó que tiene más de dos décadas de estar realizando esta loable labor en los cuatro puntos cardinales de la nación.

Por su parte, Carmen Guerrero Silva manifestó a END que “es un ejemplo lo que hace este ciudadano nicaragüense, porque hoy mi familia no tenía nada que comer, porque yo soy el sostén de tres hijos y salgo a lavar y planchar para ganarme el sustento de ellos; y hoy nos trajo comida y regalos que se lo agradecemos infinitamente”, acotó.