Francisco Mendoza S.
  •  |
  •  |
  • END

Los cambios climáticos que sufre nuestro planeta tienen que ser motivo de alarma para buscar alternativas que lleven a prevenir amenazas futuras, según concluyeron varias organizaciones y autoridades gubernamentales durante un foro sobre cambio climático.

Organizaciones, instituciones gubernamentales y no gubernamentales participaron recientemente en el debate que se realizó en el recinto universitario de la UNAN, filial Matagalpa. En él se analizó las afectaciones del clima en este departamento, las que inciden directamente en las áreas productivas donde se cultivan alimentos para el resto del país.

Además, se analizaron acciones que podrían mitigar estos efectos y evitar que los ríos, quebradas, cañadas y ojos de agua se sigan secando.

El foro estuvo dirigido por el Comité de Desarrollo Departamental de Matagalpa, y en él participaron el Ministerio de Recursos Naturales, Marena; el Instituto Nacional Forestal, Inafor; el Ministerio Agroforestal, Magfor, y la Alcaldía de Matagalpa. Cada institución expuso planes de organización para el manejo y cuido del agua.

Panorama “negro”

La Organización para el Desarrollo Económico y Social para el Área Urbana y Rural de Matagalpa, Odesar, presentó, por su lado, datos alarmantes sobre la situación ambiental de los municipios de Muy Muy, San Dionisio, Esquipulas y La Dalia, territorios en donde esta organización ejecuta proyectos de desarrollo.

Los datos que presentó Odesar señalan que en el municipio de San Dionisio han desaparecido siete quebradas y tres pozos; en los municipios de Esquipulas y Muy Muy suman 17 los caudales desaparecidos que abastecían con agua a la población, mientras que en el municipio de La Dalia se han reducido los caudales de las fuentes de agua.

En Muy Muy se contabilizan 35 mil cabezas de ganado que producen 5 millones 250 mil litros de metano, un poderoso gas de efecto invernadero que acelera el aumento de las temperaturas, señaló en su exposición Róger Soza, representante de Odesar.

Estas cifras influirán en el actual desequilibrio que hay en la producción de alimentos. Cada día hay menos agua para la agricultura, las zonas climáticas se están modificando, lo que obliga a los agricultores a cambiar los sistemas agrícolas, poniendo en peligro la vegetación y la fauna, y disminuyendo los rendimientos productivos.

Amenaza alimentación
En el foro se alertó sobre la afectación directa del cambio climático en la alimentación, ya que el impacto se vive claramente en la pérdida de suelos cultivables, reducción drástica de peces, y por tanto de su consumo, aumento de los precios, aumento de las importaciones, cambio en la calidad del agua, así como en la cosecha de alimentos con menos nutrientes.

Se reconoció que en la mayoría de los municipios aún se continúa favoreciendo prácticas que afectan el medio ambiente, como la quema de desechos agrícolas, deforestación, técnicas nocivas en el uso del suelo, uso de agroquímicos, además del manejo inadecuado de los residuos de café.

El ingeniero Sadrach Zeledón, en su calidad de Presidente del Comité de Desarrollo Departamental, exhortó a la búsqueda de prácticas agrícolas más aceptables para el medio ambiente y la salud, sobre todo en el café, ya que es uno de los rubros de mayor presencia en el departamento y uno de los mayores contaminantes de las fuentes de agua.