•  |
  •  |
  • END

La doctora Fátima Faga, asesora legal de la Comisión de Población y Municipios de la Asamblea Nacional, manifestó que la Ley de Costas actualmente está siendo revisada para hacerle reformas, las que luego serán planteadas al plenario del Parlamento.

Faga indicó que dicha ley contempla la aprobación de límites de las zonas costeras establecidos en la Ley General de Aguas Nacionales y su Reglamento, Ley 620, en la cual se definen los criterios de cuencas, sobre todo en lo que se refiere al Gran Lago de Nicaragua, señalando treinta metros de la orilla a tierra firme para la protección de las mismas.

Precisamente, en el seminario de “Fortalecimiento Urbanístico para Alcaldías, Desarrollo de las Zonas Costeras”, fue abordado el tema con amplia documentación bibliográfica. Sin embargo, se plantearon criterios de parte de técnicos presentes en el evento y de algunos pobladores preocupados por los asentamientos de viviendas en las costas del lago Cocibolca, considerando insuficientes los treinta metros de la orilla al lugar donde se encuentran esas casas, algunas con letrinas y otras no, como lo expuso la dirigente del barrio Solidaridad, señora Maritza Rugama.

La doctora Faga enfatizó que la Ley de Costas se traduce en el desarrollo del Gran Lago de Nicaragua, integralmente. Dijo que las inquietudes planteadas serán del conocimiento de la Comisión de Población y Municipios que preside el diputado Francisco Valenzuela, para que sean detenidamente analizadas e incorporadas para la protección de la cuenca lacustre, en la cual se ubican 36 municipios; además, para la protección del ecosistema y el desarrollo turístico en armonía con el medio ambiente y los recursos naturales.


Deben ser 600 metros, aduce experto
Julio Cano Romero, miembro de la Autoridad de Cuenca Número 69, detalló que hay 36 municipios y doce departamentos ubicados en lo que se conoce como cuenca arriba, cuenca media y cuenca baja, que es en la que se encuentra Granada. Según él, están esperando que la Asamblea apruebe los 600 metros de la orilla a tierra firme, con el objetivo de formar un cordón de bosque para la protección del Lago, considerado como “El gran reservorio de agua potable para Nicaragua y Centroamérica”.

“Debemos pensar en un plan integral de protección y en el manejo de las aguas residuales, los desechos sólidos y la instalación de plantas de tratamiento, y que ésas aguas sean reutilizables al máximo, que se ocupen por mayor tiempo los sitios de disposición final”, subrayó.

Por su parte, las arquitectas María Isabel Parés y Ligia Calderón, entraron en detalles sobre la función urbanística, desarrollo de zonas costeras, marco regulatorio del desarrollo urbano, normas mínimas de dimensionamiento para desarrollos habitacionales y el reglamento nacional de construcción 2007.