•  |
  •  |
  • END

Masaya

A pesar de que la época de lluvias está en su etapa fluida, los moradores del barrio San José padecen de falta de agua potable en las cañerías que transporta el líquido hacia los hogares. Los pobladores manifiestan que en esta época llega el agua potable a sus viviendas algunos días a la semana, pero para lograr esto tuvieron que hacer huecos en la tierra y de esta manera lograr que presión del vital líquido fluya hasta los recipientes de las familias que esperan pacientes la llegada del agua potable.

“En verano la situación se agudiza: caminamos dos kilómetros para buscar el agua y pagamos doce córdobas por barril de agua, y de remate nos llega el recibo de Enacal bien puntual”, dijo Xavier Durán, miembro del CPC del barrio San José.

Además expresó que esta situación es muy difícil, ya que a los niños los tienen que cuidar para que no caigan en los huecos de los patios; los hoyos se llenan de agua sucia cuando llueve mucho y por las noches apenas medio duermen esperando que el agua llegue a los grifos.

ENACAL departamental no les resuelve
De igual forma puntualizó que en este año se han reunido tres veces con Alejandro Amador, Delegado Departamental de Enacal en Masaya, para proponerles arreglos de pago y que se les exonere la mora desde 2006.

“Enacal no trata de resolver nuestra situación porque aduce que el barrio está en mora, pero la gente está dispuesta a pagar si ellos dan un buen servicio; en el verano no hay agua y en invierno viene por lo general en la noche y quieren que les paguemos en tiempo y forma, lo cual es injusto”, aseveró Durán.

Por otro lado, doña Ivana Calero, madre de cinco niños y con diez años de vivir en el barrio San José, lamenta la forma en que consigue el agua para dar de beber a sus hijos. “Sólo me viene agua para tomar, la ropa queda sucia, tengo que pagar 71 córdobas mensuales por el servicio de agua a Enacal, y para lavar la ropa tengo que comprar el agua a tres córdobas la lata. La situación económica no está nada fácil”, indicó Calero.

En el barrio San José están ubicadas 450 familias, de las cuales el noventa por ciento tienen huecos de dos metros de ancho y uno de profundidad en los patios de las casas para poder obtener el agua potable.