•  |
  •  |
  • END

Jinotega

El cementerio jinotegano, que tiene más de un siglo de existencia, luce tranquilo y limpio a pesar de lo pequeño que resulta ante la demanda de los que a diario mueren.

Desde hace quince días, trabajadores de la comuna han sido rotados para realizar operaciones de limpieza de maleza en las calles internas del cementerio, para permitir el acceso de los jinoteganos cuando concurran este dos de noviembre.

Pese a que la Alcaldía se esmera por limpiar y mejorar las condiciones del campo santo todos los años para esta época del año, éste se encuentra en evidente abandono y descuido de algunas tumbas que han sido olvidadas por sus parientes.

La Alcaldía se encuentra dándole mantenimiento a la capilla, chapodando maleza y derribando árboles. También se ha pintado cunetas, cuyos trabajos estarán terminados antes del dos de noviembre, cuando se espera la concurrencia de la población, según Francisco González Rivera, guardabosque de la Alcaldía.

No obstante, algunos jinoteganos dicen que este sitio se ha convertido en refugio de ladrones, borrachos y drogadictos.

Don Margarito Meza, cuidador del cementerio, reconoció que en años anteriores se daban muchos problemas y hasta había quienes profanaban las tumbas, porque el campo santo carece de muros. Sin embargo, estos inconvenientes se han superado.