Máximo Rugama
  •  |
  •  |
  • END

Un humilde vigilante se encuentra entre los estelianos que compraron vigésimos premiados con los cinco millones de córdobas correspondientes al sorteo número 1445 de la Lotería Nacional.

Este hombre, de quien por razones obvias no brindamos su identificación, compró cinco vigésimos, es decir, un cuarto del billete premiado, con lo que se aseguró más de un millón de córdobas.

Vive en uno de los barrios humildes de esta ciudad y su meta, según dice, es mejorar su casa, comprar un vehículo e instalar un pequeño negocio.


Pensaba emigrar
Aclara que por el momento no desea dejar su trabajo, aunque se supo que antes de que la suerte tocara a su puerta tenía previsto viajar a Costa Rica, en busca de mejores horizontes, pero ahora se quedará en el país. Sin duda que la suerte le llegó como anillo al dedo para cumplir sus sueños.

Los primeros en hacer efectivo sus billetes de lotería premiados fueron tres estelianos, uno que compró dos vigésimos, otro que adquirió tres y el vigilante, que había ajustado con su poco sueldo para comprar los cinco vigésimos.

Según Víctor Manuel Betanco Vargas, concesionario que vendió el billete premiado, ahora sucedió algo que es poco común, y es que el número 07994, no lo compraba nadie de forma fija y eso permitió que varios lo adquirieran de forma troceada tanto en el parque central de esta ciudad como en otros lugares por donde se moviliza Betanco.


El caso del médico
Don Víctor hace referencia a un médico que le había encargado un cuarto de billete, por lo que lo fue a buscar al centro asistencial donde trabaja, pero no lo encontró, por lo que Luis Manuel, como todo buen vendedor, se dirigió a la casa del galeno, y le expresó que le llevaba los cinco vigésimos.

No obstante, el profesional le dijo que no contaba con dinero como para comprarle el cuarto de billete y por ello sólo adquirió tres vigésimos. No dejó ir la suerte.