Fermín López
  • |
  • |
  • END

PUERTO CABEZAS
Maribel Colomer, de 26 años de edad, se convirtió en la más reciente víctima mortal de la tuberculosis en el hospital Nuevo Amanecer, donde desde hace unos tres meses se ha escaseado el tratamiento que ayuda a curar dicha patología.

Según informaciones recabadas en el centro hospitalario, la mala suerte de Maribel Colomer no sólo se limitó al hecho de contraer la enfermedad, sino que justo en el momento en que más lo necesitaba se acabaron los medicamentos en las bodegas del hospital y del Centro de Salud, y de remate pasó dos días en la morgue del hospital, porque no tenía familiares que retiraran el cuerpo.

El doctor Francisco Javier Selva, director del hospital Nuevo Amanecer, explicó que la muerte de la paciente se dio por una complicación que tuvo, a pesar que ya había comenzado a recibir terapia antirretroviral.

En cambio, en el Centro de Salud o Policlínico, unos 29 pacientes aproximadamente asisten al programa de dispensarizados, pero desde hace unos tres meses ya no reciben tratamiento, porque también se agotó.

Contradicción con lo que dijo funcionario
de Silais
Allí el doctor Eldo Law, director de dicho centro, dijo que se trata de un problema a nivel nacional, cuya solución no está en manos de la región.

En tanto, en las oficinas del Silais la doctora Lucía Lira León trató de desmentir al manifestar que no existe desabastecimiento y que la escasez que se dio fue sólo en el Policlínico, porque en el hospital ya se había resuelto con un préstamo de mil quinientas tabletas procedentes del municipio de Waspam.

Dicho medicamento, según la doctora Lira, será distribuido entre ambas unidades de salud para mientras llegan los camiones que se están cargando en Managua.

Uno de los médicos preocupados por la falta del Etambutol, Rifampicina, Izoniacida, Pirazinamida y la Estreptomicina, medicamentos que no tienen los enfermos de tuberculosis desde hace tres meses en esta región, dijo que las desventajas en los pacientes que dejan de tomar su tratamiento es que el micro bacterium desarrolla resistencia al tratamiento, por lo que para poder curarlos se les debe de dar medicamentos más fuertes y caros o que se conviertan en multidrogos resistentes.

Sigue en estudio
Unos de los casos mas típicos en las salas del hospital Nuevo Amanecer es el de Emiliano Jimmy Mcforsin, de 30 años, quien estuvo tres meses internado en el hospital de Bonanza, al que, producto de un derrame Pleural, le detectaron tuberculosis, y aunque en la prueba de baar o esputo sale negativo lo mantienen en estudios mientras que su esposa Francisca Urbina Olivas, quien lo acompaña, ve cómo pierde poco a poco a su esposo.

Este caso cobra aún más relevancia cuando doña Francisca Urbina manifiesta que su marido se enfermó cuando le trabajaba a la empresa minera Emco, cuyos funcionarios lo despidieron cuando se dieron cuenta que estaba enfermo. Sólo esperaron que terminara de tomar el tratamiento para despedirlo, pero lamentablemente no estaba curado totalmente, se quejó la joven esposa, quien dice haber dejado a sus cuatro hijos al cuido de los vecinos, pues decidió venir con su marido a Puerto Cabezas con la fe de encontrar cura.