Francisco Mendoza S.
  • |
  • |
  • END

El proyecto de Desarrollo Integral, mejor conocido como Nutria, que la Organización para el Desarrollo Económico y Social para el Área Urbana y Rural (Odesar) ejecuta en el municipio de Muy Muy, entrega las primeras 25 viviendas a personas de escasos recursos económicos que vivían en casas de plásticos o posando en casa de familiares.

Este proyecto que contiene varios componentes, entre ellos la construcción de vivienda, tiene como objetivo beneficiar a hombres y mujeres que viven en extrema pobreza en las comunidades del municipio de Muy Muy, fin que se está cumpliendo, gracias a que realizan un estudio socioeconómico de los potenciales beneficiados, eligiendo los que habitan en condiciones más deplorables.

Con los diferentes componentes que Nutria desarrolla en Muy Muy, se han beneficiado mil 418 familias de 46 comunidades. Entre los programas impulsados se encuentran el de desarrollo integral en diez comunidades y la organización comunitaria de las 30 restantes.

Autoconstrucción
Este proyecto de autoconstrucción consiste en que se entrega el material y se asigna un maestro de obra que dirija los trabajos, y la comunidad se organiza en grupos solidarios que van construyendo una a una las viviendas programadas en su comunidad.

Este proyecto tiene una duración de diez años y tiene programado la edificación de 105 casas, lo que es posible gracias a la participación organizada de cada una de las comunidades beneficiadas.

Ana Julia González, de la comunidad Paso Real, beneficiada con una de las 25 viviendas, agradeció al proyecto de Odesar por darle una casa que representa mayor seguridad para su familia, debido a que donde vivía cada vez que llovía se le mojaban el colchón y la hamaca en los que dormía con su ocho hijos, al igual que toda la ropa, ya que su casita anterior estaba forrada con plástico, rejones y pedazos de zinc viejo.

A orillas del río
Otra de las beneficiadas con vivienda es Rosa Herrera, de 40 años y madre de 10 hijos. El huracán Mitch obligó a Herrera a establecerse con su familia en las casas de parientes o amigos que vivían en las riberas del Río Viejo, ahora ya cuenta con su propia casa, gracias a Nutria.

Para seleccionar a las familias que se van a beneficiar con viviendas se toman en cuenta algunos criterios, como el nivel de pobreza, familias con muchos hijos, mujeres solas, disposición a organizarse y trabajar, que tengan documentos que respalden y garanticen la propiedad del terreno, que no promuevan actividades ilícitas en la comunidad y que sean respetuosos con el medioambiente, señaló Uriel Jarquín, coordinador de Odesar en Muy Muy.

Estas casas que son entregadas a las mujeres, van con escrituras de terreno y mejoras, cuya elaboración también es apoyada por Odesar. Proyecto Nutria finalizará el año 2008 con 25 casas y 53 letrinas construidas de acuerdo con lo planificado, quedando pendientes 80 viviendas para los dos próximos años.