•  |
  •  |
  • END

OCOTAL

Casi dos millones de quintales de maíz y más de 400 mil de frijol es el estimado de producción que el Ministerio Agropecuario y Forestal, Mag-For, tiene en Nueva Segovia de la cosecha de primera. La cifra es histórica para ambos rubros, a pesar de la incidencia negativa que tuvo el temporal lluvioso.

Alma Rosa Bellorín, del Programa de Seguridad Agroalimentaria del Ministerio Agropecuario y Forestal dijo que las pérdidas ocasionadas por las fuertes precipitaciones apenas representaron el 10 por ciento de un total de 9 mil manzanas sembradas que facilitó la institución. Se estima que el área cultivada sea mayor, considerando otra gran cantidad de pequeños productores que sembraron con sus esfuerzos propios.

Las 900 manzanas del grano tortillero que se han contabilizado como afectadas, fueron dañadas por inundaciones en las partes planas y principalmente en los llanos ribereños del Coco, en la zona de Quilalí y Wiwilí. Esta gran arteria hídrica se desbordó en varias ocasiones por el paso de las ondas tropicales que castigaron al país en octubre pasado.

Bellorín junto al delegado del Mag-For en Nueva Segovia, Carlos Arosman Barahona, detalló el impulso importante que el gobierno sandinista dio a la agricultura neosegoviana. “De 3 mil 500 productores que tradicionalmente financiaban los gobiernos anteriores, ahora se ha elevado a la cifra de 20 mil”, indicó el funcionario.


Hasta semilla cultiva Nueva Segovia
En el caso de frijol, que se cultiva en menor escala en la primera, las pérdidas están calculadas en mil 629 manzanas.

No obstante, según Barahona, la cosecha del grano rojo preferido en el menú diario de los nicaragüenses se complementará con un esfuerzo extra en apante, cuyas condiciones son favorables en los municipios de Wiwilí, Quilalí, Murra y Jalapa, por estar en la región húmeda del trópico, además de la siembra con riego en algunas cooperativas.

Barahora valora que el aumento de la producción está impactando en los precios que favorecen al consumidor urbano. Informó que tan prometedora es la cosecha que para acopiar granos se han activado los graneros de Ocotal y Jalapa, y próximamente harán lo mismo en Wiwilí, Jícaro y Quilalí.

También informó que por primera vez se está fomentando la producción de semilla de frijol, para romper la dependencia de la importación y potenciar el cultivo en los campos neosegovianos.