• |
  • |
  • END

Por cumplir con el artículo 72 de la Ley de Municipios, que ordena a los alcaldes salientes no dejar deudas a sus sucesores, el ex alcalde de Rivas, Noel Selva, tuvo que prestar al final de su período 337 mil córdobas para pagar la planilla de los trabajadores, concejales y otras deudas, ya que en ese momento la alcaldía rivense atravesaba una crisis financiera, pero por buen “samaritano” ahora el ex edil lleva ocho años esperando que la comuna rivense le regrese el dinero que prestó.

Selva fue alcalde de los rivenses en el período 1996-2000, pero a finales del año 2000 comenzó a pagar de su bolsa cheques sin fondos que emitía la comuna y que eran destinados para pagar los salarios de fin de año, el aguinaldo, pagos corrientes y cancelar las dietas de los concejales.

En este caso la Contraloría General de la República reconoce en un acta que la alcaldía adeuda 242,335 córdobas al ex edil.

Obligación de pago a favor del ex edil
Mientras tanto, los concejales del período de Selva, emitieron el 31 de diciembre, como gobierno municipal, una obligación de pago a favor del alcalde, la cual consta en acta. Dicha obligación de pago corresponde al dinero que Selva desembolsó de sus cuentas para pagar a los trabajadores, a los concejales y a otras personas que se les adeudaba.

Para Selva, el monto que prestó a la alcaldía fue de 337 mil córdobas, y sustenta su posición con 70 cheques que fueron emitidos al final de su administración, pero como la alcaldía carecía de fondos, fueron pagados por él.

Introduce demanda
Agregó que al ver que no le pagaban, tuvo que introducir una demanda de acción de pago en el Juzgado de Distrito Civil de Rivas. Por su parte, su abogado, Noel Ibarra, señaló que la demanda la interpuso en 2005 contra el municipio de Rivas, representado en ese entonces por el alcalde Mauricio Urtecho, y luego la modificaron al llegar al poder el actual alcalde René Martínez Somoza.

De acuerdo con Ibarra, en la actualidad el caso está en período de fallo, y agregó que el ex alcalde no está reclamando ni intereses moratorios ni gastos judiciales.