Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

Las autoridades del Ministerio de Salud en el departamento de Granada y algunos organismos no gubernamentales realizaron una reunión con representantes de la Comisión Nicaragüense del Sida (Conisida), a fin de recoger las propuestas para el Plan Anual de Lucha contra el VIH/sida 2009.

La doctora Valeria Bravo, de la dirección nacional de Conisida, manifestó que debe hacerse una revisión del funcionamiento de las estructuras públicas de salud y organizaciones de la sociedad civil, sobre los indicadores de población, enfatizando en el Plan Estratégico Nacional de Prevención contra el VIH/sida, para encontrar y facilitar las intervenciones en todos los aspectos y sectores. “Porque el tema no es sólo un problema del Minsa”.

Bravo resaltó la gran importancia de los documentos base para la implementación de las acciones concretas y conjuntas, la trascendencia de una política nacional de prevención y el control de Infecciones de Transmisión Sexual, y del Plan Estratégico Nacional de ITS y sida en el quinquenio comprendido entre 2006 y 2010.
Incremento en ciudades de tránsito
En cuanto a los lugares de mayor índice de casos, la doctora Karla Morales, del organismo italiano Terra Nova, detalló que durante un trabajo de investigación proyectado en 25 zonas de tránsito del país, en muchos de ellos confirmaron la prevalencia de ITS, VIH y sida, aunque la mayor concentración está en Managua, Chinandega y la Costa Caribe de Nicaragua.

Como áreas de influencia de esas enfermedades mencionó a Managua, Tipitapa, Ciudad Sandino, Masaya, Nindirí y Niquinohomo, así como seis municipios de Carazo y diez municipios del fronterizo departamento de Rivas, debido a la afluencia de población móvil.

Por su parte, el director del Sistema Local de Atención Integral en Salud (Silais), Omar Malespín Mena, recordó que en 2007 se registraron a nivel mundial más de 30 millones de personas infectadas, y exhortó a la sociedad, pero especialmente a los trabajadores de la Salud, a romper los estigmas alrededor de quienes padecen esta enfermedad. “Debemos abordarlos con humanismo y superación de temores”, subrayó el médico.