•  |
  •  |
  • END

En los próximos días, más de veinticinco Centros de Salud en el municipio de León serán reforzados con especialistas médicos y estudiantes del último año de las carreras de medicina y psicología, con la finalidad de captar a pacientes con padecimientos de salud mental.

Este esfuerzo se realizará con la colaboración del Centro de Investigación en Demografía y Salud, CIDS --adscrito a la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-León)--, el Ministerio de Salud (Minsa) y la Oficina internacional del Centro para las Adicciones de Salud Mental en Notario, Canadá.

Con esta iniciativa se pretende fortalecer la atención primaria en las comunidades, capacitar al recurso humano en los centros asistenciales, realizar investigaciones que contribuyan con la identificación de los problemas más casuales que afectan a una sociedad y establecer los tratamientos adecuados en los pacientes.

Después de concertar el proyecto con autoridades del Minsa, el doctor Rigoberto Sampson Granera, Rector de la UNAN-León, firmó el convenio de colaboración con Jaime Sapag, miembro de la Oficina Internacional del Centro para las Adicciones de Salud Mental en Notario, Canadá.

“El fortalecimiento de la atención primaria de salud es primordial para implementar políticas alternativas de entrenamiento e iniciativas de desarrollo de capacidades para profesionales de distintas disciplinas en Nicaragua y Centroamérica”, señaló Jaime Sapag, quien a su vez mencionó que éste es el primer proyecto de colaboración entre Canadá y una universidad centroamericana.

Hace dos años, un estudio sobre salud mental elaborado por el CIDS confirmó que nuestro país no tiene la capacidad instalada en los centros de salud para atender de manera integral a la población. Además identificó una serie de problemas tanto del recurso humano y los medios para fortalecer la red de servicios territoriales de salud.

Andrés Herrera Rodríguez, investigador del CIDS en la UNAN-León, aseguró que nuestro país tiene los niveles más altos de suicidios entre personas de 15 a 32 años, además de la adicción a las drogas y el alcoholismo, que son enfermedades que se encuentran descuidadas en las unidades de salud.