Yelba Tablada
  •  |
  •  |
  • END

JUIGALPA, CHONTALES

A pesar del eficiente trabajo que desarrollan diferentes instituciones no gubernamentales en la prevención de la violencia intrafamiliar, las estadísticas siguen aumentando aceleradamente debido a que las víctimas han dejado atrás el silencio y ahora sí están denunciando a sus agresores.

Este flagelo social llamado violencia intrafamiliar, es considerado en Nicaragua un problema de salud pública, porque en los hospitales y centros de salud las atenciones a mujeres lesionadas con arma blanca y objetos contundentes son frecuentes.


Casos más recepcionados
Marina Aurora Amador Díaz, fiscal departamental, aseguró que en lo que va del segundo semestre del año, los casos más recepcionados en Chontales son las violaciones, abusos deshonestos, estupro y lesiones psicológicas.


Pérdida de valores
La representante del Ministerio Público lamentó que las niñas y niños sean el blanco de los mancilladores. “Es inconcebible que un padre se aproveche de la inocencia de su hija y la viole”, comentó Amador Díaz, al analizar que esto se debe a la pérdida de los valores morales y cristianos.


La fiscal calificó como una desgracia que el Código Penal en su articulado les otorgue ciertos beneficios a los delincuentes implicados en un delito, quienes pueden estar en libertad mientras el proceso se desarrolla.

Aunque el delito de violencia intrafamiliar ahora es autónomo, todavía se requiere que los jueces atiendan con responsabilidad esta tipificación, porque en ocasiones los judiciales le dan largas al proceso, lo que obliga a la víctima a retirarse producto de los contratiempos que se encuentran en el camino.


Peligra ayuda para albergue
La equidad de género en Chontales es una de las prioridades del gobierno de Finlandia; en coordinación con organismos no gubernamentales han impulsado campañas para prevenir la violencia doméstica, considerada un flagelo social que provoca luto, dolor y desintegración del núcleo familiar.

Riikka Raatikainen, consejera del sector salud y asuntos sociales de la Embajada de Finlandia, aseguró que de 2003 a 2007 se desarrolló el programa Sared, que centró sus acciones en la promoción de la salud sexual y reproductiva, además de los derechos de las mujeres.

Recientemente, el Ministerio Público y organizaciones feministas solicitaron a la Embajada de Finlandia el presupuesto necesario para la construcción de un albergue para mujeres, niñas y niños víctimas de violencia intrafamiliar. Pero por el oscuro escenario político que han generado las elecciones municipales, la aprobación de este proyecto es analizado detenidamente por el ministro de Cooperación del Gobierno de Finlandia.

La donante dejó entrever que no hay claridad alrededor de la cooperación con Nicaragua, porque las elecciones del pasado nueve de noviembre no fueron transparentes y libres, lo que ha generado inconformidad tanto en las esferas gubernamentales como entre amplios sectores de la población, es decir, los contribuyentes de ese país europeo.

Raatikainen expresó que la ayuda puede depender de la estabilidad del país, ya que el gobierno de Finlandia traza sus acciones basadas al ambiente político que hay en las naciones donde tienen incidencia económica.