•  |
  •  |
  • END

LAS MINAS, RAAN. ¡Por favor!, ahora déjennos hacer nuestras elecciones en paz. Esa petición no es de otro país, sino de personas candidatas a ocupar el poder local en siete municipios de la Región Autónoma del Atlántico Norte de Nicaragua.

El mensaje está dirigido a las fuerzas políticas de los 146 municipios del país que participaron en los recientes y cuestionados comicios municipales, para que la violencia vivida durante y después del sufragio en ciudades como Managua y León, no se repita en esta zona del Caribe norte, cuyas elecciones están programadas para el 18 de enero de 2009.

Lo que se pide, no sólo es una solicitud generalizada de noventa candidatos a alcaldes y vicealcaldes, además de 948 candidatos a concejales, sino de la población misma, que al final, es la que escogerá a sus autoridades de Mulukukú, Siuna, Rosita, Bonanza, Prinzapolka, Bilwi y Waspam, todos municipios de la RAAN.


Clima de fatalidades
“Esperamos que los políticos, sobre todo quienes no aceptan los resultados electorales, no intenten trasladar el caos a nuestros municipios, azuzando con violencia, antes, durante y después de las elecciones, porque entonces se augura un clima de fatalidades”, vaticina Silvio Valdivia Blandón, pequeño comerciante de Rosita.

Valdivia avizora que todas las casas de campaña de las organizaciones políticas y aliados participantes en las justas locales, se trasladarán a esta región para apoyar a sus partidarios.

Fernando Polanco, poblador de Siuna, dice que pese a que pronto inician las campañas electorales (4 de diciembre de 2008), en el lugar se vive un clima de fraternidad y amistad y resultaría peligroso fomentar enfrentamientos, ya que se abrirían viejas heridas.

Según Polanco, en el lugar no importa quién gane, es más importante la gestión e iniciativas de solución que se necesitan para resolver las necesidades de la población.


Concejos aconsejados
Y es que para evitar actitudes que pongan en peligro la vida de un candidato, elector o funcionario electoral en la RAAN, los Concejos Electorales Municipales han realizado encuentros o reuniones con todos los candidatos y representantes de partidos políticos, con el fin de promover una cultura de respeto a ideologías, pensamientos y propuestas, cultivar una cultura de paz, fraternidad y unidad entre los contendientes.

Los candidatos y representantes de partidos políticos han firmado compromisos que tienen como propósito evitar todo tipo de alteraciones durante la campaña, el día de las elecciones y subsiguientes.

Los pastores o ministros de distintas denominaciones religiosas en cada uno de los siete municipios de la RAAN se han sumado a este clamor de la población, con oraciones para que no haya asomo de violencia y las elecciones se efectúen en paz.

Igualmente los candidatos y candidatas locales se han comprometido a contribuir con un proceso electoral que sirva de ejemplo.


Visión de contendiente
“Nuestro deseo es que en nuestras localidades se celebren elecciones con calma y tranquilidad, y quien resulte vencedor, felicitarlo y sumarse a los proyectos de desarrollo que se promueven desde los gobiernos locales”, anima la indígena Aurelia Patterson Fenlys, candidata a vicealcalde por el FSLN en Rosita.

“Elecciones modelos, transparentes y observadas en la RAAN, es lo que esperamos tener el 18 de enero de 2009, y se debe de actuar con responsabilidad y posiciones cívicas. Pero si la voluntad del elector es irrespetada, ahí está el problema”, apunta el también candidato a vicealcalde de esta ciudad por el PLC, Edwind Dávila Blandón.

Otro candidato, pero para alcalde de Rosita, Franklin Marino Fonseca, por la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, propugna por elecciones sin tramas, es decir, exhorta a desistir del uso de acciones que tienden a fabricar inconsistencias en los resultados electorales, que al final crea inestabilidad en las municipalidades.


No a la confrontación
En Siuna, la alianza del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, asegura comprometerse a realizar una campaña electoral de respeto al derecho ajeno, evitar la confrontación con actitudes propositivas; pero a la vez, con los resultados del sufragio exigen profesionalismo y honestidad al Consejo Electoral Municipal y Regional.

Por su parte, la dirigencia del FSLN en la RAAN orientó a sus candidatos y aliados a promover una campaña política tranquila.