•  |
  •  |
  • END

La conformación y juramentación de la Comisión Nicaragüense contra el Sida (Conisida) en los municipios de Nandaime, Diriomo y Diriá, constituye parte de las actividades que las autoridades del Sistema Local de Atención Integral en Salud (Silais) están organizando en el departamento de Granada. 
El programa de trabajo se estará ejecutando en el contexto del Día Mundial de Lucha contra el Sida que se celebró este primero de diciembre y el nivel de conciencia que se pretende alcanzar en los niños, jóvenes y adultos, sobre las repercusiones de la enfermedad. “Este plan queremos que incluya a la Iglesia, instituciones del Estado y organismos no gubernamentales que tienen presencia en Granada”, manifestó el director del Silais, doctor Omar Malespín.

Conisida en Diriomo
Para ello, el cuatro de diciembre están invitando a la juramentación del Conisida en Diriomo. Luego, el seis tienen previsto una caravana de prevención que saldrá del Parque Sandino hacia el Parque Central, donde efectuarán pruebas gratuitas del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH).

Posteriormente, el diez, tienen prevista la ceremonia de juramentación en Nandaime y Diriá; y el 12 de diciembre habrá un foro departamental en el que abordarán principalmente la temática del VIH y el Sida.

Cifras departamentales
El doctor explicó que en el período comprendido entre 1991 y septiembre de 2008 el departamento de Granada registra 81 casos de Sida: 64 en la cabecera, ocho en Nandaime, siete en Diriomo y dos casos en Diriá.

Según grupos etéreos y sexo, el mayor número de casos está en el rango de 25 a 29 años, seguido por el de 30 a 34; y en tercer lugar el de 20 a 24 años. También quedó evidenciado que la diferencia de heterosexuales que adquieren el virus en relación a homosexuales es solamente de cinco puntos. Y en lo que respecta a fallecidos, el dato suma 31, de los cuales 23 eran originarios del municipio de Granada. De ellos, la mayoría estaba en edades de entre 25 y 29 años. 
En un documento, el Silais-Granada manifiesta: “Los jóvenes son especialmente vulnerables a la infección por el VIH, ya que se encuentran en un período de transición en el que ya no son niños, pero no han llegado a la edad adulta. Su desarrollo social, emocional y psicológico es incompleto, y estos tienden a experimentar con formas peligrosas de comportamiento, a menudo sin darse cuenta del peligro”.