•  |
  •  |
  • END

Representantes del Programa Estado de Derecho, de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) y Cáritas Diocesanas de Granada, inauguraron recientemente un centro de mediación, dirigido principalmente a atender a personas de escasos recursos económicos.
Según María Martha Moreira, Directora del centro, la atención estará dirigida a mediaciones extrajudiciales, delitos leves y faltas penales como injurias y calumnias, pensiones alimenticias, custodia de los hijos y delitos patrimoniales, entre otras cosas.

Ahorro en tiempo
“En casos como éstos, lo que se necesita es una persona neutral que medie y que logre que las partes lleguen a un entendimiento, sin tener que recurrir a un juicio tedioso, con altos costos económicos y desgaste emocional”, manifestó Moreira.
Al respecto, el representante de Usaid en Nicaragua expresó que la creación de estos centros ayuda en gran medida para ahorrar el trabajo de la Policía, del Ministerio Público, de los juzgados y de las demás instituciones que trabajan con el mismo fin.
“Se ahorran el gasto del traslado de los involucrados, el mantenimiento de los vehículos, el personal de atención e incluso, la energía física de los policías”, señaló.

Atención gratuita
Según Moreira, la mediación incluirá asesoría de hacia dónde dirigirse en el caso de que no haya arreglo entre las partes o se necesite de otras instancias, esto a través de los once abogados o mediadores que atenderán de forma gratuita.
Aunque la directora señaló que atenderán a todas las personas que lleguen a solicitar el servicio, recalcó que pondrán mayor énfasis en aquellas que se encuentren en una situación económica desventajosa.

Mediación
Según el artículo cuatro de la Ley 540, Ley de Mediación y Arbitraje, la mediación es el procedimiento designado como tal o algún término equivalente en el cual las partes solicitan a un tercero o terceros, que les presten asistencia en su intento por llegar a un arreglo amistoso de una controversia que se derive de una relación contractual u otro tipo de relación jurídica que esté vinculada a ellas.

Proceso para la atención
En el caso de ser voluntario, el primer paso para ser atendido es llegar al centro y explicar claramente el problema, luego la directora o los mediadores deciden si el caso amerita o no la medicación, y después se le hace la invitación a la otra parte.
“Dejamos claro que se trata de una invitación y no de una citatoria, porque nos somos ni Policía ni Ministerio Público”, subrayó la directora.
Posteriormente, las personas involucradas pueden elegir a su mediador preferido, cuyas fotografías estarán expuestas a la entrada del centro, de no ser así, el mediador será electo al azar.
“Ya llegando a un acuerdo entre ellas, o no habiendo acuerdos, se hace un acta firmada por las partes o por sus propios abogados, si lo desean”, concluyó.