•  |
  •  |
  • END

El congelamiento del programa Cuenta Reto del Milenio (CRM) en el Occidente del país, mantiene en zozobra a miles de familias de escasos recursos económicos deseosas de lograr la titulación de sus propiedades, a través del Proyecto Regularización de la Propiedad.

Este proyecto pretendía legalizar más de 40 mil propiedades en un periodo de cinco años, con fondos provenientes del pueblo y gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica. Sin embargo, únicamente se logró avanzar con 3 mil 83 títulos, quedando pendientes de regularizarse 39 mil 917 parcelas.

Proyectos interrumpidos
Además, el proceso de elaboración de los Planes de Manejo y el proceso de demarcación de las Áreas Protegidas: Isla Juan Venado, Momotombo, Las Pilas-El Hoyo y Telica-Rota, se vieron interrumpidas, al igual que la finalización del nuevo edificio de Registro y Catastro, en la ciudad de León.

María Valenzuela Roque, habitante del reparto “Antenor Sandino”, en el sector suroeste de León, fue una de las 3 mil 83 jefas de familias beneficiadas con su título de propiedad.

Antes de trasladarse a esta vivienda social, legalizada con apoyo de la CRM, Valenzuela Roque vivía, junto a su esposo Pablo Gámez y sus hijos, hacinados en casa de sus suegros, donde también residían sus cuñados. En esa casa, cada familia debía vivir en un pequeño dormitorio.

“Nuestra vida cambió, somos felices. Después que nos dieron las escrituras, me siento más segura y contenta”, dijo tras mencionar que gracias a la CRM posee en su poder el título de propiedad, y con la ayuda de la Fundación para el Desarrollo de León (Fundapadele), fue beneficiada con la construcción de su casita.

En el mismo reparto “Antenor Sandino” vive otra beneficiaria de Fundapadele y de la CRM. Su nombre es Claudia Flores y es madre de cuatro niños. Su vivienda se asienta en el lote 321.

“Cuando nos entregaron las escrituras me sentí muy alegre, porque por fin tenía una casita propia, donde vivir con mis hijos. Antes vivíamos con mi mamá, éramos como quince personas. Aquí mis hijos tienen más libertad para jugar”, dijo Flores.

Claudia trabajaba antes lavando y planchando ropa ajena, pero ahora labora en la planta industrial Arnecom, una empresa mixta de capital japonés-mexicano que opera bajo el régimen de zona franca y que produce arneses eléctricos para vehículos.

Fundapadele destaca avances
Jilma Balladares, Directora Ejecutiva de Fundapadele, aseguró que con el apoyo del Programa de Regularización de la Propiedad que impulsa la CRM, se realizó con éxito el proceso de legalización y de registro de quinientas viviendas de interés social, habitadas por familias pobres del casco urbano de la ciudad de León.

Balladares destacó que con sus escrituras en las manos, las familias se sienten más seguras y más respaldadas. “La mayoría de las beneficiarias son mujeres pobres, jefas de familia, que están al frente de sus hogares”, añadió.