•  |
  •  |
  • END

LAS MINAS

“El propósito del hombre que sembraba árboles era hacer que la gente amase a los árboles, o más precisamente, hacerla amar el hecho de sembrarlos”. Jean Giono.

Exactamente eso es lo que se está haciendo en la Región Autónoma del Atlántico Norte, específicamente en Bonanza, a 480 kilómetros de Managua y uno de los municipios más golpeados por el huracán “Félix” en septiembre de 2007.

Aquí se reforestarán 5 mil hectáreas con especies forestales hojosas y nativas, de rápido y lento crecimiento, en el mediano plazo de 2008 a 2012.

500 hectáreas en 2008
600 mil plantas serán sembradas en las primeras 500 hectáreas, antes que finalice este año, o sea, en menos de 30 días, según estima Hemco de Nicaragua, la empresa minera de exploración y explotación de oro en Bonanza, y que promueve este proyecto forestal, que extiende ahora a la necesidad de contribuir con esta iniciativa ambiental, en el marco de la cruzada de reforestación que impulsa en el país el Instituto Nacional Forestal.

Este proyecto contribuirá a salvar y conservar áreas de recargas acuíferas, enriquecerá la biodiversidad en el lugar, reducirá las emisiones de gases invernaderos, restaurará y recuperará fincas deforestadas, desarrollará el manejo sostenible del bosque y con mayor seguridad devolverá un ambiente más saludable y agradable.


Dedicado a Javier Chamorro Mora
Fue con ese propósito que en esta localidad se inauguró un impresionante vivero forestal, que lleva el nombre de “Javier Chamorro Mora”, el ambientalista promotor de la reforestación y que sirvió de diplomático nicaragüense en los años 80.

El vivero, que fue observado por las autoridades locales, regionales y brigadistas forestales de Bonanza, Rosita, Siuna y Prinzapolka, tiene las condiciones para producir 600 mil plantas, para lo cual una cooperativa de silvicultores de Bonanza, Coosba, constituida por unas 50 personas, entre hombres y mujeres, combina el método tradicional y el de tubetes, tecnología adquirida en Brasil.

En el área se ven especies nativas del lugar, como caoba, cedro real, quebracho y Santa María. Igualmente se encuentran especies nacionales como pino del Caribe, madero negro, guanacaste y jenízaro.

También hay especies exóticas como el teca, cassia amarilla, cedro rosado y melina.

Estas especies de plantas desde la semana pasada están sembrándose en las primeras 500 hectáreas, priorizándose la cuenca del río Waspanona, uno de las fuentes de agua más importantes en la localidad.


Ministros primeros en sembrar
Los primeros en sembrar un arbolito fueron la titular del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, Juana Argeñal, y el director ejecutivo del Instituto Nacional Forestal, William Schartz, que llegaron a la inauguración de este proyecto forestal y caminaron bordeando cerros hasta llegar a la cuenca del Waspanona.

Luego lo hicieron nietos y familiares del recordado diplomático Javier Chamorro Mora, así como el presidente de Hemco, Sergio Ríos, el gerente Alejo Olivas, al igual que trabajadores de esta empresa e invitados.

La ministra Argeñal expresó que esta iniciativa forestal contribuirá a salvar las cuencas hidrográficas de Bonanza, pero también dijo estar segura que se recuperará una importante masa boscosa y se enriquecerá una cobertura vegetal importante para producir oxígeno y vida.

Expresó la titular del Marena que este tipo de iniciativas de reforestación, en este caso promovida por Hemco, “representan un enfoque de responsabilidad social y ambiental empresarial”.


Símbolo a imitar
Consideró como símbolo a replicar la inversión forestal de Hemco, pues “estos tipos de proyectos son ejes que hacen falta, y eso es desarrollo sostenible y desarrollo humano”. Además la ministra Argeñal, un tanto impresionada por la magnitud de la obra, hizo un llamado a otras empresas productivas del país a sumarse a estas iniciativas de carácter ambiental.

Por su parte, el director del Inafor, William Schartz, originario de Bonanza, manifestó que este proyecto de reforestación fortalece la visión que tiene el gobierno en esa materia.

Dijo que esa inversión forestal es sumamente necesaria para incrementar la biodiversidad del trópico húmedo, uno de lo más ricos en el país y el mundo.

Schartz felicitó a la dirección y a los trabajadores de esta empresa y los animó a lograr sus objetivos planteados.

El Inafor en todo el territorio nacional reforestó 14 mil hectáreas el año pasado, y 12 mil registra este año que está por finalizar, sin incluir la parte del Marena, según su director, William Schartz.

En Las Minas se reforestaron 741 hectáreas, pero el próximo año la institución proyecta reforestar 800 hectáreas, más 651 hectáreas que plantea hacerlo el sector privado.