•  |
  •  |
  • END

Bluefields
Autoridades de gobierno y del Consejo Regional de la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS), junto a organizaciones sociales y comunitarias y representantes de diversas instancias del gobierno central, desarrollaron una jornada de trabajo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Unicef, para establecer, de manera conjunta, las prioridades de la cooperación a favor de la niñez y la adolescencia costeña para los próximos cinco años, cuyo monto será de 3.5 millones de dólares.

“Hemos venido realizando acuerdos con las autoridades regionales y las organizaciones, en el contexto de reformas autonómicas y de descentralización de transferencias que se están produciendo hacia la región, para establecer en el centro de las políticas públicas los derechos de la infancia”, explicó la representante de Unicef en Nicaragua, María Jesús Conde Zabala.

Conde Zabala dijo que en este contexto trabajarán en la generación de conocimiento en los niños que están atendiendo, cuáles no están atendiendo, quiénes son los que están fuera del Registro Civil, cuáles son los que están sin asistencia social, los niños que son víctimas de la violencia y necesitan un tratamiento específico y los huérfanos, entre otros.

“Sería ideal que todo bebé, desde que está en el vientre de su madre, hasta que nace, tenga garantizado todo el proceso de inmunización, que viva saludable en su casa, que no vaya a coger una enfermedad respiratoria, diarrea u otra enfermedad que vaya a poner en peligro su vida”, opinó Conde.

Según la representante de Unicef, si un niño tiene la lactancia materna y una alimentación adecuada, en el futuro sería un ciudadano nicaragüense sano y potente.

El programa de cooperación de Unicef se implementará en colaboración con las autoridades del Graas, en particular con las secretarías de Salud, Educación, Asuntos Municipales, Mujer y Niñez, con el Graas, en particular con las comisiones de Salud, Educación, Mujer y Niñez, Asuntos Municipales, organizaciones sociales y comunitarias de la región y las comisiones municipales de Niñez y Adolescencia, Ministerio de Educación, Ministerio de la Familia, Ministerio de Salud, FISE, la Comisión Regional de Lucha contra el Sida y las universidades regionales.


Expectativas
La coordinadora de gobierno de la RAAS, Yadira Flores Reyes, agradeció la cooperación que Unicef ha brindado en educación, salud, registro civil y asistencia humanitaria a las víctimas del huracán Beta.

“También ha sido importante el apoyo de esta entidad de las Naciones Unidas en el saneamiento del agua, prevención de infecciones de transmisión sexual, lo mismo que del VIH y el sida”, reconoció Flores.

Flores coincide en que cualquier plan de desarrollo de la RAAS tiene que priorizar a niños, niñas y adolescentes. “Porque ellos son el futuro de la región”, reiteró.

Finalmente María Jesús Conde explicó que existe la posibilidad de revisar cada año los planes de trabajo y realizar oportunos ajustes. “Somos optimistas y confiamos en el éxito de este proyecto”, concluyó.


Indígenas presentes
El viernes 21 de noviembre representantes de Unicef visitaron la comunidad indígena de Rama Cay, donde se reunieron con dirigentes de jóvenes y adolescentes de la etnia rama que demandan ser tomados en cuenta en los planes de desarrollo.

“Nosotros también estamos preocupados por situaciones que amenazan a la juventud, como el VIH y el sida”, señaló Lindel Padilla, un dirigente juvenil de Rama Cay.

Mientras que Miguelina McRea dijo que las mujeres de esa comunidad también quieren estudiar, convertirse en profesionales y optar a cargos de dirigentes que antes sólo estaban al alcance de los hombres.

Con el auspicio de Unicef y Acric, desde 2006 se fundaron en Rama Cay 11 clubes juveniles integrados por más de 100 muchachos y muchachas interesados en debatir las situaciones de desarrollo humano y pobreza, sexualidad, riesgos y protección.