•  |
  •  |
  • END

SAN CARLOS

Cuando estaban a punto de terminar las obras de construcción para el mejoramiento y el cercado perimetral de la pista aérea de San Carlos, en el departamento de Río San Juan, la alcaldía intervino el proyecto “administrativamente” al justificar “barbaridades” cometidas por la empresa Edificaciones y Proyectos de Ingeniería Civil S.A. (Eprinsa), contratada por el proyecto Ruta del Agua, del Instituto de Turismo (Intur).

Deudas a los proveedores de servicios, empresas comerciales, alquiler de maquinarias, salarios a profesionales y obreros, y lo más grave, fallas técnicas en las obras de suelo-cemento --lo más importante para el aterrizaje de los aeroplanos-- dejó a su paso por San Carlos la empresa Eprinsa, creando descontento entre los afectados, que amenazan con arrancar la postería del cercado perimetral, porque según los proveedores de madera, les pertenece.


Un poco de lo que deben
Gilbert Mercado Murillo dice que prestó a la empresa 106 mil córdobas para financiar pago de planilla, alumbrado y parte de la postería, y nada de pago. Héctor Arsenio Quintana asegura que entregó más de 300 postes a la empresa y le deben 83,900 córdobas.

David Chamorro Terán, conocido como “Toshiba”, denunció que proveyó de 127 postes, debiéndole la empresa 28 mil 100 córdobas, y le dejaron en carretera 220 postes de acuerdo al compromiso asumido, sin embargo, lo dejaron “colgado” y la alcaldía dio preferencia al vicealcalde. A la ingeniera María Jesús Reyes le deben 40 mil córdobas y al arquitecto Douglas Pérez Figueroa 15 mil.

El vicealcalde Nicolás Oporta, también proveedor de madera, dice que a él le debe Eprinsa 144 mil córdobas, pero en el primer desembolso que obtuvo la alcaldía le pagaron un nuevo pedido de 320 postes. A ello se suman deudas con las empresas que suministraron cemento, combustible, alquiler de maquinarias y otros.


Responsable de la empresa no da la cara
El responsable de la empresa Eprinsa es el ingeniero José Benito Torres Betanco, y según ha trascendido, fue contratado por el arquitecto Mario Salinas Pasos, cumpliendo orientación del gobierno central. La empresa es una de las tantas favorecidas en las licitaciones que según el vicealcalde de San Carlos, Nicolás Oporta, “están dejando mal parado al Estado, y éste debe dar la cara”.

Según el vicealcalde, “la alcaldía negoció con Intur, precisamente con Mirna Carballo, Gerente de la Ruta del Agua, para acompañar el proyecto de las mejoras de la pista hasta el final, aunque la empresa sigue como figura porque rescindir un contrato es un proceso largo”.

Oporta refirió que de acuerdo a lo planteado por la gerente de la Ruta del Agua, no había fondos para cubrir el costo de las obras que faltaban en la pista, y “tampoco está de acuerdo en asumir las deudas porque el dinero supuestamente fue desembolsado a la empresa; la alcaldía va a pagar las obras a partir de que asumió el proyecto”.

A juicio del vicealcalde, “el Estado está dando un carga grande a la municipalidad, porque es el Estado el que contrató, y debe ser garante de que la empresa que contrata sea de gente seria, viene a este municipio pobre y queda debiéndole a la gente”.

“Esto debe ser un alerta al gobierno, cómo manda a resolver este problema, es bueno que se diga, que se escriba”, insistió.


Desleal
Al preguntársele sobre el malestar que existe entre los proveedores respecto a pagos recibidos como proveedor, el vicealcalde reconoció que es proveedor de madera y que de lo entregado a Eprinsa le deben 144 mil córdobas, y que sólo le han pagado los 320 entregados a solicitud de la alcaldía.

Guillermo Montiel, quien tiene aproximadamente un mes de fungir como administrador de Eprinsa, afirmó que fue contratado a raíz de que el personal que estaba a cargo de la obra renunció, y aseguró que “la empresa esta legalmente constituida”, siempre bajo la responsabilidad del ingeniero José Benito Torres, quien “sigue recibiendo los cheques, aunque continúe el proyecto bajo el apadrinamiento de la alcaldía”.

Para Montiel, Torres tiene toda la voluntad de “pagar con lo que quede, yo quiero ser responsable, aunque esa no es mi responsabilidad”.

EL NUEVO DIARIO participó en un rifi-rafe que se produjo en la pista, donde proveedores, el financiero de Eprinsa y el ingeniero de la alcaldía se reclamaban unos a otros. Sebastián Castellón, responsable de proyectos de la alcaldía, dijo que los responsables de la empresa tienen que resolverle a la gente que le deben, le mintieron porque del proyecto de la Ruta del Agua, que son fondos del BIUD, les entregaron unos cinco millones de córdobas, con eso debieron pagar alquiler de maquinaria, cemento, combustible, pago de planilla, y a todos les deben. La obra tiene un costo total de ocho millones 99 mil córdobas.

Irregularidades en el uso de los fondos, y fallas técnicas
Según Castellón, la empresa cometió “barbaridades”, no sólo irregularidades con el uso de los fondos, sino también en los trabajos técnicos. Por ejemplo, indicó que a partir del 24 de noviembre, en que la alcaldía asumió la obra, tuvieron que terminar 532 metros de construcción de la pista que hacían falta, y deben reparar un mil 100 metros que corresponde al área de suelo-cemento ya trabajada, pero que presenta fallas técnicas.

El funcionario de la Alcaldía de San Carlos calcula que Eprinsa debe alrededor de dos millones de córdobas a varias empresas, entre ellas a la empresa Terraza, a la que adeuda una cantidad superior a los 32 mil dólares. “Seríamos irresponsables si asumimos que vamos a pagar lo que deben, veremos lo que queda de lo que desembolsen en esta etapa final, pero también creemos que la empresa debe responder con la fianza”, señaló.

Sobre la participación del vicealcalde como proveedor de servicio en la obra y la preferencia de que está gozando, Castellón negó que aparezca entre los proveedores, aunque él lo aseguró a EL NUEVO DIARIO. “Sería desleal”, afirmó.