•  |
  •  |
  • END

Con un encuentro donde participaron autoridades civiles y militares, así como líderes comunitarios, miembros de la Fundación Centro Nacional de la Medicina Popular Tradicional, “Doctor Alejandro Dávila Bolaños” con sede en Estelí, celebraron 23 aniversario de existencia.

La presidenta de la Junta Directiva de esa fundación, Urania Olivas Vílchez, señaló que inicialmente surgieron como una iniciativa de rescate de la medicina tradicional.

En el bregar de esta fundación ha enfrentado vicisitudes, pero en la práctica ahora es reconocida a nivel nacional, por lo que varios de sus productos elaborados con plantas medicinales se distribuyen en todo el país, y próximamente los venderán en Centroamérica.

La fundación fue bautizada con el nombre del médico Alejandro Dávila Bolaños, en reconocimiento a sus méritos como hombre de ciencia, que recató la medicina natural tradicional, las costumbres populares e inclusive parte de la riqueza léxica de las poblaciones originarias y actuales de esta región y de otras, como Masaya, la tierra donde nació un 9 de septiembre de 1922, aunque luego adoptó a Estelí como su segunda cuna.


Homenaje al doctor Dávila Bolaños
Olivas señaló que inspirados en el legado histórico y en los aportes que hizo el doctor Dávila Bolaños, han logrado avanzar grandemente, y por ello decidieron hacer un homenaje póstumo al hombre que no sólo incursionó en las ciencias médicas, sino en temáticas como filosofía e historia, y en el estudio de las lenguas de los pueblos originarios, como el náhuatl, y su influencia en el Español.

En homenaje a Dávila Bolaños, su hijo --de nombre Alexis-- recibió un pergamino especial de parte de las autoridades de la fundación, que actualmente está estructurada en cuatro áreas estratégicas: el laboratorio Isnaya, la finca El Cortijo, Impresiones Isnaya y el área social, cada una con características particulares.

El laboratorio Isnaya es donde se investigan las plantas, se elaboran medicamentos naturales, y se comercializan tales productos. Isnaya promociona los referidos productos bajo su marca.

La finca El Cortijo es un área especial de experimentación agrotécnica donde se cultivan y producen una serie de plantas medicinales, bajo estrictas normas ecológicas, control de calidad y productos orgánicos.

Impresiones Isnaya posee un área especializada en diseño, diagramación y publicaciones escritas sobre medicina natural, impresiones en las casas de té, etiquetas para los productos naturales Isnaya y también brindan servicios al público. Las Impresiones Isnaya son monitoreadas por el laboratorio.

Asimismo, tienen el área social, la cual está en proceso de fortalecimiento. Esta parte se dedica a las investigaciones científicas, capacitaciones a enfermeras, a productores de plantas medicinales y a personal de laboratorio y de la finca.

Carlos Torres, miembro del Comité de Coordinación y Comercialización de los productos Isnaya, dijo que los mismos tienen gran aceptación y que son reconocidos oficialmente por las autoridades del Ministerio de Salud.


Expanden mercados
Explicó que el nuevo auge de la medicina natural les ha permitido expandir el mercado a ciudades como Managua, que es el mejor a nivel nacional después de Estelí. Otro lugar donde el mercado es excelente es Matagalpa.

Con su producto conocido como Liptomiel, un jarabe para curar resfriados, problemas respiratorios y otros males, es el líder a nivel nacional, y planean exportarlo a Centroamérica y a Estados Unidos.

En el evento estuvieron como invitados especiales el doctor Víctor Treminio, delegado departamental del Ministerio de Salud, y la reconocida enfermera y partera tradicional Alicia Huete, quienes reconocieron junto a miembros del Concejo la labor desarrollada por la fundación.