•  |
  •  |
  • END

LAS MINAS, RAAN

Los ideales de identidad, libertad y unidad en defensa de los derechos de los pueblos indígenas sumu-mayangnas, y la promoción del desarrollo comunitario sostenible, por los que vivió, luchó y murió el ex diputado suplente y dirigente sumu Ronas Dolores, siguen latentes en la Costa Caribe norte, sur y en la zona del río Bocay, en el departamento de Jinotega.

El ejemplo de Dolores ahora lo asumen como desafío las nuevas autoridades de Sukawala, Sumu Kalpapakna Wahaini Lani, que en castellano significa Organización Nacional de las Comunidades Indígenas Sumu-mayangnas de Nicaragua, cuya población es de casi 21 mil personas en 66 comunidades.


Estaban divididos
Esta organización indígena, que hasta hace poco estaba dividida en tres juntas directivas, fue rescatada por los caciques y lideresas de los nueves territorios que forman Sukawala, al elegir una nueva junta directiva en la quinta asamblea general, celebrada en Mukuswas, municipio de Bonanza.

Dos de las tres directivas que se disputaban el control de la organización mayangna, a las que llamaban Sukawala número 1 y 2, representadas por Tymon Robins y Larry Davis, asistieron y no sólo reconocieron la oportuna legalidad de la elección con la entrega de importantes documentos y el sello original de Sukawala, en presencia de 147 asambleístas territoriales, sino que se comprometieron apoyar a su máxima organización, que los une desde noviembre de 1974.

En esta quinta asamblea general, por medio de sus representantes, participaron los territorios mayangnas Matunback, Simskult, Amasau, Tuahka, Sauni Bu, Sauni Bas, Sauni As, Umbra Was y Walakwas.

Tras la elección de la nueva junta directiva los 147 participantes y la comunidad anfitriona estallaron en júbilo, más ahora que sobran motivos para hacerlo, dado que Sukawala es considerada la organización madre de las comunidades mayangnas.

La nueva junta directiva de Sukawala quedó estructurada y notariada de la siguiente manera: Modesto Frank Wilson, Presidente; Maribel Devis Miguel, Vicepresidente; Leonzo Knight Julián, Secretario; Junior Bendlys Juwth, Tesorero; Christian Bucardo, primer vocal; Jacinta Bendlys, segunda vocal, y Emilio Charly, tercer vocal.


Contaminación política
“Es hora de rescatar nuestra propia identidad, de la que nos sentimos orgullosos de ser lo que somos, hombres y mujeres con plenos derechos, con nuestras propias formas de vida, cultura, tradición, organización y con una visión comunitaria de protección y uso racional de los recursos naturales”, subrayó Modesto Frank.

Frank confesó que hasta ahora los asuntos políticos e intereses personales y de grupos minúsculos han debilitado a la organización Sukawala, al punto que se habían mantenido enterrados la expresión y los principios por los cuales se organizaron, sobre todo, en cuanto a la reivindicación de derechos fundamentales, defensa de territorios, gestión y empoderamiento de proyectos de desarrollo organizativo y social en las comunidades mayangnas.


Demandas
En la primera resolución de Sukawala y los representantes de los nueve territorios indígenas mayangnas, exigen les respeten sus decisiones a las autoridades de gobierno local, consejo y gobierno regional, además al gobierno nacional.

A la vez piden ser partícipes en el proceso de elaboración de nuevas propuestas a incluir en una probable reforma a la Ley de Autonomía Regional, Ley 28.

Exigen a la Comisión Nacional de Demarcación y Titulación, Conadeti, actuar apegada a la Ley 445, y que respeten la voluntad soberana de las comunidades mayangnas en la implementación objetiva de la Ley de Régimen de Demarcación y Titulación de Propiedades Comunales.

Le piden a la Conadeti que mande a titular el territorio de Awas Tygni, en Puerto Cabezas, el territorio mayangna Sauni Bas, en Sikilta, municipio de Siuna, y el mayangna Sauni Arunka, de Matunback.

Demandan apoyo para el proceso de autodemarcación del territorio Tuahka, en Rosita, así como para el de Umrawas y Walakwas.

Demandan a la Conadeti desarrollar las acciones de titulación de las siete comunidades en río Bocay.


Rechazos
Rechazan la creación de un proyecto de ley denominado “Régimen especial de desarrollo para los territorios indígenas de la cuenca del Alto Coco y Bocay”.

También se oponen a la concesión hidroeléctrica y a las empresas exploratorias de recursos minerales en la comunidad Betania, municipio Bonanza.

Y por último, al Consejo Supremo Electoral le manifiestan que en la RAAN no hay motivos para que no se celebren las elecciones municipales de 2008. “Exigimos elecciones municipales, porque son principios y derechos constitucionales mediante los cuales los pueblos indígenas mayangnas participamos para elegir a nuestras autoridades locales”, finalizan.