•  |
  •  |
  • END

Producto de la Jornada de Alfabetización que desarrolla el Ministerio de Educación en todo el país, 40 rivenses dejaron atrás sus años de iletrados para convertirse en ciudadanos con un nivel académico de Primaria.

El Ministerio de Educación les reconoció a través de certificados que han aprobado el área correspondiente al plan de estudio de Educación Básica de jóvenes y adultos y por ende les entregó sus respectivos diplomas como egresados de la educación Primaria.

Según Petronila García, Coordinadora Municipal de Alfabetización de Rivas, desde que inició la campaña de alfabetización en el 2006, en el municipio se detectó la existencia de 613 iletrados, a los cuales
actualmente tienen en educación de adultos, “pero 20 pobladores de la comunidad de La Virgen ya logaron aprobar el plan de estudio y este miércoles se le entregó sus diplomas, que los acredita haber aprobado sus estudios de primaria, por lo que fueron los primeros iletrados en promocionarse ”, destacó.

20 egresados en La Chocolate y Villa Ofembach
En tanto, mañana viernes, 20 pobladores de la comarca La Chocolata y del barrio Villa Ofembach, también recibirán sus diplomas como egresados de la educación Primaria. De acuerdo a García, a estos 40 rivenses inicialmente se les alfabetizó y luego se les impartió clases durante 19 meses en los que aprobar tres niveles.

Para marzo del 2009, García tiene contemplado que al municipio de Rivas se le declare libre de analfabetismo, tal y como se les reconoció a San Juan del Sur, Buenos Aires y San Jorge. A la vez dio a conocer que en este municipio en la campaña de alfabetización denominada “De Martí a Fidel”, se implementan los métodos audiovisuales, Yo sí Puedo y el mixto, que consiste en la enseñanza con cuatro cartillas.

Aprendió a los 73 años
Una de las rivenses que recibió el diploma fue la señora Antonia Domínguez, quien pese a sus 73 años nunca perdió las esperanzas de leer, hacer cuentas y contar con un mejor conocimiento básico.

Según Domínguez, antes hasta tenía que dar a leer cartas, “tenía problemas para firmar y hacer cuentas en la pulpería, pero ahora nadie me engaña”, manifestó la egresada de la campaña de alfabetización, quien reside en La Virgen.