•  |
  •  |
  • END

La municipalidad de San Jorge y sus habitantes están reclamando ante las
autoridades del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) nueve kilómetros cuadrados que a su juicio se los han cercenado, para adjudicárselos erróneamente a los municipios de Buenos Aires y Rivas, pero aseguran estar dispuestos a recuperar, “ya que cuando miremos sólo vamos a tener las calles aledañas al parque y a la Iglesia Católica”, explicó el edil jorgino Luis Felipe Baldizón.

Según el asesor legal de la Alcaldía jorgina, Hernán Morales, la mutilación de los nueve kilómetros cuadrados tiene su origen en 1977, cuando el Ineter inició un proceso de actualización de mapas del departamento de Rivas y creó el mapa 3050 -111- Rivas, que luego fue oficializado en 1988 tras hacerse un levantamiento aéreo por ingenieros soviéticos, “y es así que a San Jorge le cercenan los nueve kilómetros cuadrados”, detalló.

Según Morales, la afectación al municipio de San Jorge se dio al norte con el municipio de Buenos Aires, y al sur y sureste, con Rivas. En este sentido, la prueba más fehaciente del despojo de los nueve kilómetros cuadrados es el histórico sitio conocido como Cruz de España, que era el límite entre Rivas y San Jorge, pero ahora, con el nuevo mapa, Rivas se adentró en lo que una vez fue territorio jorgino hasta un kilómetro más hacia el lago.


Monumentos, ¿a quién pertenecen ahora?
De esta manera, los monumentos del Cacique Nicarao y del santo patrono de San Jorge, que están instalados frente a la Cruz de España y que indican
la bienvenida a San Jorge, están en territorio rivense. Sin embargo, los jorginos dan muestras de no ceder fácilmente lo que una vez les perteneció, ya que le dan mantenimiento a las estatuas, y más bien el alcalde Baldizón ordenó quitar un rótulo que estaba frente a la entrada de Santa Carlota y que indicaba el límite municipal entre ambos municipios, lo cual fue considerado como algo irónico.

Sin embargo, la verdad es que en 1995, el gobierno oficializó el mapa que cercenó el territorio a San Jorge, al publicar en La Gaceta del 22 de diciembre, los límites del departamento y sus municipios.

En este sentido, por el sector del municipio de Buenos Aires, San Jorge perdió terreno desde la desembocadura del río “Nahualapa” en las costas de Gran Lago, hasta llegar al mojón de la fábrica San Antonio, en dirección noroeste. En el caso de Rivas, el área perdida abarca de norte a sur, desde el sector de la Cruz de España, hacia el campo universitario de la Upoli y otras propiedades ubicadas frente al lago.

Según Morales, estas tierras que les fueron cercenadas, están inscritas en San Jorge como parte de la comunidad indígena desde 1902, cuando el dirigente indígena de San Jorge, Encarnación Ortiz, le solicitó al procurador de ese entonces, Alberto Cabezas, la delimitación de los terrenos de la comunidad indígena de San Jorge, las cuales fueron aceptadas el 19 de noviembre de ese año y dejan como parte de San Jorge las tierras que hoy le fueron cercenadas a los jorginos.