•  |
  •  |
  • END

SAN CARLOS/RÍO SAN JUAN

Una verdadera odisea representa para los usuarios y transportistas recorrer los casi 140 kilómetros de lo que fue una carretera, entre el empalme de Acoyapa y San Carlos, puesto que los pegaderos son incontables. Asimismo, al pasar por los endebles puentes de madera se escuchan los gritos de temor de los pasajeros cuando sienten que el autobús se tambalea.

Usuarios de transporte colectivo que viajan con frecuencia para realizar sus transacciones comerciales en la capital, Managua, dicen que ni siquiera se le puede llamar trocha a la carretera Acoyapa-San Carlos, “son abras por donde pasamos, están deterioradas por completo y no le dan mantenimiento”, manifestó don David Álvarez García, quien dice tener 14 años de visitar el departamento como comerciante.

Para quienes se movilizan por esa carretera rumbo a Managua, Granada, Chontales, Rama o Nueva Guinea, resulta común ver volcada una rastra, como ocurrió hace unos días en el puente El Monje, o un poco antes de llegar a la comunidad de Laurel Galán, cercana a San Carlos, donde un camión distribuidor de gaseosas no pudo llegar a su destino.


Expresiones de temor
¡Válgame Dios! ¡Que se haga la voluntad del Señor! son las exclamaciones que se escuchan de los pasajeros en los autobuses a lo largo de la intransitable vía, ante lo cual también piden bajarse del automotor hasta que el conductor pasa el trayecto peligroso.

Ángel Salmerón, propietario de transporte Picosso, refirió que un día miércoles salió a las 6:30 de la tarde de Managua y arribó a San Carlos a las 6:30 de la mañana del jueves, “son 12 horas porque venimos despacio, por la vida, sin pensar en el tiempo, nosotros mismos cuando conducimos y sentimos tambalearse el bus, nos quedamos con el “huelgo”, porque un volcón sería fatal”, expresó.

Llamado al gobierno
Para el dueño de la conocida unidad El Picosso, “el gobierno debe ponerse la mano en la conciencia y al menos darle mantenimiento a la carretera mientras llega el tal proyecto que han venido postergando de fecha en fecha, el Presidente (Daniel Ortega) debe ver con ojos de piedad a Río San Juan y mejorar las condiciones de la carretera para poder transitar, antes que haya una tragedia”.


Sufren usuarios y transportistas
Víctor Briones Maradiaga, responsable de la oficina de operaciones de transporte Cotlántica, quien fungió como delegado de transporte, expresó la preocupación porque además de que los transportistas están perdiendo sus unidades en los pegaderos, los usuarios están sufriendo los riesgos de enfrentar un accidente.

“Cada semana nos encontramos con unas ocho unidades quebradas, ya sea por el chasis, radiador, balineras, motor, y no hay esperanzas de que al menos le den mantenimiento a la carretera porque el ministro de transporte ha dicho que hay otras prioridades, Río San Juan no está dentro de las prioridades y parece que tendremos que aguantarnos hasta que arranque el proyecto de carretera”, manifestó Briones.

Según el funcionario de Cotlántica, apenas un 20 por ciento de la carretera entre San Carlos y Acoyapa está regular, ubicándose los puntos más críticos entre San Carlos y El Róbalo, hasta Laurel Galán, Cruz Verde, Caño Luis, El Monje, y desde el puente Tepenaguazapa hasta Acoyapa la vía está perdida.

“Pedimos al gobierno que al menos haga algo porque sea transitable la carretera”, clamó Briones Maradiaga.