• |
  • |
  • END

Masaya
Más de 80 niños y niñas ingresados en los programas de estimulación temprana y con discapacidad del Hospital doctor Humberto Alvarado, recibieron un momento de alegría con una pequeña fiesta de fin de año, organizada por trabajadores del área de Fisioterapia.

Ya son diez años consecutivos que este tipo de actividad es brindada a los menores. Para esta ocasión, a los pacientes se les hizo entrega de juguetes, golosinas, regalos sorpresas, bocadillos y quebraron una piñata.

Para la licenciada Sara Hernández, responsable del servicio de fisioterapia, el llevar sonrisas a los niños y niñas les motiva para que esta costumbre no se pierda.

“Queremos que los niños no vean el Hospital con temor, que lo vean como un lugar amigo, donde vienen a divertirse, que se familiaricen con los trabajadores de la salud”, dijo Hernández.

Doña Norma Pérez, habitante de la comarca Las Cortezas, del municipio de Tisma, y madre de una menor de 8 años que sufre de parálisis cerebral desde que nació, mencionó que todos los años ha participado en la fiesta de fin de año con su hija.

“Eso la pone contenta y me siento bien cuando mi niña tiene esa sonrisa en su rostro”, expresó Pérez.

El área de Fisioterapia atiende a cien niños y niñas con diferentes complicaciones de la salud, donde son rehabilitados. De igual manera se atienden a niños que nacen de madres que sufrieron problemas durante el embarazo para evitar algún tipo de problemas futuros.

La actividad se aprovechó para hacer recomendaciones a los padres asistentes a evitar que los menores sufran de quemaduras por pólvora.

El evento fue posible gracias al apoyo del personal de los servicios de Rayos X, Laboratorio, Contabilidad, médicos y farmacia “Estrella Roja”.