•  |
  •  |
  • END

LEÓN

El desequilibrio económico a nivel mundial está ocasionando el cierre de empresas trasnacionales establecidas en nuestro país. En León existe un temor generalizado entre los trabajadores de la zona franca Arnecom-Nicaragua, porque en los últimos meses se ha experimentado bajas sustanciales en la producción de arneses eléctricos para automóviles, y, de igual manera, hay bajas en la demanda de sus principales clientes.

La empresa de capital mexicano-japonés, Arnecom, opera en la zona de León y Chinandega desde hace seis años, genera de manera directa más de siete mil empleos, y a pesar de los problemas en el mercado internacional, ha asegurado que tiene la firme decisión de continuar trabajando en el país.

“Aún no podemos afirmar con certeza el impacto que pueda tener la crisis mundial en nuestras operaciones en Nicaragua, lo que sí podemos afirmar es que Arnecom buscará alternativas en conjunto con sus sindicatos y con el gobierno, orientadas a aminorar el impacto de esta situación en la operación local”, afirmó Fernando Ríos, Gerente de Recursos Humanos de Arnecom-Nicaragua.

Asimismo, destacó que se han caracterizado por ser una empresa seria, responsable y, por supuesto, estable. “Desde hace varios meses hemos conversado con nuestros colaboradores de la situación de la industria automotriz, y hemos sido enfáticos con ellos, en que deben tener tranquilidad laboral, ya que sólo así se pueden enfrentar los retos”, añadió.

Recurso humano clave
Agregó Ríos que la zona franca tiene como principio proteger las fuentes de empleo y promoverlas. “En la industria del arnés la especialización es una de sus características más importantes, invertimos mucho tiempo y dedicación para entrenar al trabajador. Lo que en esta empresa se aprende únicamente aquí se puede aplicar, por ello el recurso humano para nosotros es clave”, dijo.

El funcionario señaló que el mundo atraviesa tiempos difíciles, y que existe una situación económica y financiera incierta, “nadie se puede anticipar a situaciones o hechos que aún no se sabe si ocurrirán, deseamos que nuestros trabajadores no se dejen influenciar por el rumor o por falsas promesas. Todos necesitamos estabilidad y tranquilidad”, apuntó.

Inestabilidad laboral
Sin embargo, el clima de inestabilidad laboral que se vive en el Occidente del país, después del congelamiento del programa Cuenta Reto del Milenio, financiado por Estados Unidos, ha crecido de manera generalizada. Y contraria a la posición de los empresarios, los trabajadores de distintas empresas rumoran que podrían darse recortes de personal y hasta cierres de empresas.

“Más de mil trabajadores de Arnecom serán despedidos en enero, la gerencia contempla cerrar la planta número dos con el pretexto de realizar remodelaciones, sin embargo, en una reunión informal se nos señaló que la empresa tiene serios problemas para colocar el producto en el extranjero, y que esta situación le ha ocasionado grandes pérdidas”, aseguró con mucha preocupación un operario de la planta número dos de Arnecom.

Ante la preocupación de los trabajadores de Arnecom, Fernando Ríos expresó a sus colaboradores que se mantengan optimistas. Arnecom es una empresa que vino para quedarse, en estos momentos enfrenta grandes retos, pero los retos son parte de los negocios y de la vida misma. La empresa buscará alternativas para aminorar el impacto de esta crisis en el empleo local, enfatizó.

Ríos aclaró que el rumor de que van a cerrar una planta no tiene fundamentos, “esas afirmaciones solamente son rumores, no hay nada ahorita que nos haga vislumbrar el cierre de una de las plantas. De hecho, sería lo último que haríamos nosotros, quitarle las fuentes de trabajo a nuestros trabajadores”, dijo.

Añadió Ríos que para evitar un colapso, la empresa Arnecom está buscando nuevos clientes en el extranjero para suplir las bajas en la adquisición de sus productos. Señaló que la empresa fabrica arneses para autos pequeños y grandes, y que actualmente los pedidos han bajado en el caso de arneses para vehículos grandes. “Arnecom experimenta un siete por ciento de baja en la producción, sin embargo, no podemos hablar de un impacto negativo, no tenemos nada fijo ni nada concreto, no podemos hablar de pérdidas”, refirió Ríos.