•  |
  •  |
  • END

DIPILTO
Las alturas erizadas de los pinos de este municipio son un atractivo que el Instituto Nicaragüense de Turismo, Intur, y la Cámara Nicaragüense de Turismo, Cantur, han iniciado su promoción en el país y en el extranjero.

Francisco Núñez, director nacional del Programa Ruta del Café, PRC, dijo que con una inversión de 53 mil dólares se han creado las condiciones en el corredor de turismo integral Cerro La Coquimba, situado al oeste del pueblito Dipilto Nuevo.

La nueva oferta consiste en un “centro de información turística a la orilla de la carretera (Panamericana), un anfiteatro frente al atrio de la iglesia y un mirador en el Cerro, lo que hace un conjunto armonioso de mayor atractivo, tanto para el turista nacional como para el extranjero”, expresó Núñez. El programa se impulsa con la cooperación del Gran Ducado de Luxemburgo, en cinco departamentos del norte.

Fincas con hospedajes
El visitante que desee llenar sus pulmones de oxígeno purificado por la estepa verde de coníferas, podrá ascender la colina a través de un sendero, en parte intrincado, como parte de la aventura, pero también se puede llegar en automotor de doble tracción, atravesando el neblinoso paisaje de pinares de Alcántara.

En el lugar hay guías y policías turísticos dispuestos a acompañar al turista que guste de la aventura rural, y apreciar la flora y la fauna rica en orquídeas.

Otra opción atractiva para desviarse es la estadía en hostales, agradablemente listos en haciendas cafetaleras, en donde, además de la amistad de los lugareños, se puede degustar los platillos típicos de la zona, y por su puesto, los sorbos aromáticos del mejor café del mundo que se cultiva en este municipio. Las fincas listas para el turismo rural son: San Isidro, El Líbano y El Paraíso
A la inauguración realizada el último domingo con pobladores del pintoresco lugar, asistieron Mario López, delegado departamental de Intur; los alcaldes de Dipilto y Ocotal, Carmen Aberruz y Marciano Berríos, respectivamente. También Máximo Ramos y Douglas Almendárez, por Cantur, y el reverendo Francisco Robles, de la parroquia Nuestra Señora de La Asunción. Antes del corte de la cinta se escuchó una misa y presentaciones culturales.

El primer turista fue un inglés
El ingeniero inglés Thomas Belt, gerente por muchos años de la Compañía Minera de Chontales, visitó Nueva Segovia en 1857 y se impresionó del cerro “La Coquimba” por sus exposiciones desnudas de roca de cuarzo y gneisoides, que las asoció a las mismas encontradas en Canadá y Brasil, y concluyó que forman parte de la columna vertebral (geológica) del continente.

En esta empinada elevación dipilteña Belt verificó el estado de una mina de plata abandonada y aterrada por derrumbes, con lo que se establece que la minería, en parte, es lo que motivó la creación de este pintoresco municipio.