•  |
  •  |
  • END

Las noches ya no son tranquilas para los pobladores de la comarca Llano Grande número uno, del municipio de Masaya, debido a que temen ser mordidos por murciélagos que se han posesionado de la zona, los cuales ya han aplicado sus colmillos a varias personas de ese lugar.

Doña Isabel Jiménez, de 44 años, dijo que ella tiene que dormir con las luces encendidas para evitar que los quirópteros entren a su casa y muerdan a su familia.

“Para dormir nosotros tenemos que tener las luces encendidas y cuando se va la luz encendemos candelas para evitar que esos animales entren en la casa y nos muerdan, en mi familia somos cinco, de los cuales tres hemos sido víctimas de sus colmillos, mi esposo ha matado a dos de esos animales”, manifestó Jiménez.

También agregó que dos días antes de que la mordieran a ella, ya lo habían hecho con su hija.


Pueden trasmitir la rabia
“Cuando ellos nos muerden nosotros no nos damos cuenta porque no se siente el piquete, a mí por ejemplo, me mordió cuando acompañé a mi hijo al baño, luego sentí la chinela mojada y cuando observé era sangre”, expresó Isabel Jiménez.

Los médicos que atendieron a Jiménez dijeron que los murciélagos producen varias enfermedades, entre ellas la rabia y es por esa razón que se les aplican a los pacientes cinco inyecciones.

En este sector del Llano Grande número uno, no sólo la familia de Jiménez ha sido mordida por los murciélagos.


Buscan dedo gordo del pie
Estos animales, según las personas afectadas, siempre buscan los dedos gordos de los pies.

Por otro lado, don Paulino Jiménez Castro, dijo que él fue a denunciar estos incidentes al Ministerio Agropecuario y Forestal (Magfor) para que ellos los ayudaran a combatir a los murciélagos.


Magfor promete llegar cuando la luna esté tierna
“Cuando yo fui al Magfor ellos me dijeron que iban a venir cuando la luna esté tierna porque en lo oscuro ellos no miran, pero ellos no han venido, parece que no le han dado importancia”, indicó Jiménez Castro.

Expresó que hace dos años también hubo varias personas que fueron mordidas por los murciélagos y es por ello que él hace el llamado al Magfor para que le ayuden a matar esos animales, porque hoy pueden ser sólo mordidos, pero mañana alguno puede amanecer muerto. Hasta el momento el Magfor no ha respondido al llamado de los pobladores de esa zona, por lo que ellos esperan que muy pronto los representantes de esa institución se presenten para resolver el problema.