•  |
  •  |
  • END

Carazo
Don Silvio Mendieta Gutiérrez y su hijo, Silvio José Mendieta Ríos, asumieron la mayordomía de las fiestas patronales de Diriamba en honor al mártir de la Iglesia Católica, San Sebastián. La cinta que los acredita como padrinos de las celebraciones fue impuesta por el sacerdote Gustavo Zúñiga, párroco de la Basílica Menor de Diriamba.

Desde 2005 las celebraciones patronales de los diriambinos no tenían mayordomo, por lo que un comité de ciudadanos se hacía responsable de la organización del festejo.

Los actuales mayordomos iniciaron su rol desde las fiestas de San Marcos, en el mes de abril. “Cubrimos la pólvora y la música de la dejada y traída de San Sebastián”, dijeron.


Deuda con “Guachán”… pero lo salvó el 911
“Estamos endeudado con “Guachán”, pues él me resucitó en 2005, después que me dio un infarto cuando me encontraba en Toronto, Canadá, en la casa de mi hermana, Sara Cruz. Mi sobrino, Ramón Cruz Selva, llegó a la vivienda y llamó al 911, para que me trasladaran al hospital y lograran salvarme la vida. Después de estar varios días en cuidados intensivos, le dije a San Sebastián que si sobrevivía sería el mayordomo algún día”, relata en su residencia ubicada en La Colonia San Sebastián, el ciudadano jubilado después de bregar 18 años en tierras canadienses.

“Mis hermanas, Sandra Elizabeth y Martha Lorena, y mi madre, María Dolores Ríos, estamos agradecidos con San Sebastián porque nos ha regalado varios favores y bendiciones, y por mantener una familia unida, por eso con esta mayordomía apenas le vamos a regalar un abono a Guachán”, compartió con EL NUEVO DIARIO, Silvio Mendieta hijo.


Cultura, religión y gastronomía
Las actividades de San Sebastián inician en horas de la tarde del próximo diez de enero, con la bajada de la imagen de su nicho, la cual es colocada a la orilla del altar mayor para dar inicio a la novena.

Simultáneamente se comienza a construir la enramada en la que se distribuye la comida y la tradicional chicha de jengibre. Este año el local del mayordomo estará ubicado en la Casa Comunal “La Cachorra”, ubicada frente a los Juzgados de Audiencia de Diriamba. “Todas las palmas y cocos para la enramada las donó doña Carla Zúñiga, fiel creyente del apóstol Santiago, patrono de los jinotepinos”, comentó a END el nuevo mayordomo.

El inicio oficial de las festividades religiosa para los creyentes de San Sebastián es la madrugada del 17 de enero, con una diana a cargo de filarmónicos. En horas de la tarde la imagen se enrumba en peregrinaje hacia la comunidad San Antonio, donde queda en vela. Al día siguiente regresa escoltada de numerosas carretas cargadas con leña, animalitos y ofrendas que los colonos de las comunidades rurales llevan a la mayordomía en señal de agradecimiento por favores recibidos del santo.


El encuentro
Posteriormente, el 19 de enero en la ciudad de Dolores es el tradicional “tope” de las imágenes de San Sebastián, Santiago y San Marcos. Durante todos estos días los mayordomos obsequian rosquillas, nacatamales, cajetas, pinol y suculentos almuerzos del plato autóctono de Diriamba, el riquísimo “picadillo”, acompañado de chicha de jengibre.

“Tenemos suficiente gastronomía para la mayoría de los creyentes, a
manera de agradecimiento a nuestro patrono por haberme regalado a mis nietecitas Miurel Raquel (8), Silvia Mendieta Ríos (4) y Madaline Monserrat, de año y medio”, expresó el laico, quien se prepara también para el 20 de enero, el día grande de San Sebastián, que inicia el día con serenatas en horas de la madrugada y la Eucaristía solemne a las diez de la mañana. Al finalizar la misa, San Sebastián sale acompañado de las imágenes vecinas, Santiago y San Marcos, para recorrer en procesión las principales calles”.

“Todo esto lo hacemos por amor a los pobres, ya que cuando estábamos en Estados Unidos enviábamos a Nicaragua tres contenedores de comida y ropa, construimos un comedor para personas de escasos recursos, fundamos en Canadá un ballet folclórico y también celebramos la Purísima”, remembró Silvio Mendieta hijo.

El corolario de estas fiestas culmina con la Levantada de Mesa durante la octava, misma que será apadrinada por la señora Xiomara Fonseca, quien en 2006 fue la Patrona y que nuevamente echará la casa por la ventana, con derroche de juegos pirotécnicos y cuatro días de fiestas con el grupo musical Los Mokuanes. “Por fe a San Sebastián, al igual que todos los años he llegado desde Norteamérica con mi esposo para aportar parte de nuestras bendiciones al guía que ilumina Diriamba”, finalizó la devota de “Guachán”.