Máximo Rugama
  •  |
  •  |
  • END

Los cultivos de frijoles de la etapa de postreras fueron afectados por las lluvias en casi un cuarenta por ciento. Las áreas de siembra son estimadas por el Ministerio Agropecuario y Forestal en catorce mil quinientas manzanas.

Los informes indican que en las zonas bajas las plantaciones de frijoles se perdieron totalmente. Y en las áreas ubicadas en sectores altos, aunque los cultivos no se perdieron, sí resultaron afectados grandemente.

Más de dos mil quinientas manzanas de frijoles fueron afectadas y sus rendimientos se verán mermados de forma significativa. La norma histórica en este departamento indica que el rendimiento por manzana rebasa los quince quintales, ahora será entre los siete y ocho quintales, casi por la mitad.

Mientras que en el rubro del sorgo, el porcentaje de pérdidas es del doce por ciento y un treinta y tres por ciento de afectación de las áreas que quedaron. De este cultivo los productores sembraron cuatro mil quinientas manzanas.

En lo que respecta al área de siembra del maíz, correspondiente a la etapa de primera, hubo una afectación del diez por ciento, esto se encuentra asociado a aquellas plantaciones, cuyos productores no lograron doblarlas o protegerlas de las lluvias y por ello hubo pérdidas, ya que el grano se pudrió o enmoheció.

En cuanto al área sembrada, las áreas perdidas sólo representan un cuatro por ciento, ya que los deslizamientos de tierra y el desbordamiento de los ríos se llevaron toda esa cantidad.

Sobre pérdidas en la siembra de maíz de postrera, éstas son calculadas en el 22 por ciento. La cantidad de siembra para este periodo, en el departamento de Estelí, según el ingeniero José Ángel Rugama Urrutia, es sumamente poca en comparación a otras zonas más frescas.

La cantidad de manzanas sembradas es de ochocientas y de esa cantidad 171 se perdieron y fueron afectadas cerca de cuatrocientas.

El MAGFOR, dijo el ingeniero Rugama, no tuvo reportes de animales muertos por las lluvias. Otro aspecto que caracterizó la siembra de frijoles de postrera es que debido a la intensidad y frecuencia de las lluvias casi un veinte por ciento de las metas planteadas por los productores no se cumplieron.

El área programada era de más de 17 mil manzanas y sólo se sembraron 14 mil manzanas.

En la época de primera las metas de siembra fueron excelentes dijo el funcionario lo que indica que se va a compensar con las pérdidas registradas en la postrera y no se avizora que halla hambruna como algunos indican. Eso justifica que el frijol no debe de sufrir incrementos de precios más allá de los diez córdobas por libra.

Sin duda que cuando esté saliendo la cosecha la libra bajará más para beneficio del consumidor que es lo que al final quiere el gobierno dijo.