•  |
  •  |
  • END

La señora Blanca Chávez Prado perdió las esperanzas de que su hijo Ariel de Jesús Chávez recobrara su libertad después que un juez interventor ordenara a las autoridades de Auxilio Judicial de la Policía de Rivas que lo dejara en libertad, tras comprobar que desde el 19 de enero se encuentra ilegalmente detenido. No obstante, la repuesta policial fue trasladar al reo a Chinandega, donde desde enero del año pasado es acusado de cooperador necesario del delito de transporte ilegal de estupefacientes.

Doña Blanca aseguró que ella con hechos y evidencia puede demostrar que su hijo no es ningún narcotraficante, tras argumentar que camina a pie y que no tiene vivienda propia. A la vez, instó a las autoridades encargadas de velar por la justicia a que averigüen en Rivas quiénes son los verdaderos narcotraficantes que posen grandes viviendas, autos y propiedades.

Chávez fue detenido el 19 de enero y permaneció en las celdas de Rivas hasta la tarde de este lunes, y en todo ese período no lo presentaron ante un juez, ni lo remitieron ante el Ministerio Público por ningún delito, por lo que el juez interventor, Noel Ibarra Peña, detectó fácilmente que se encontraba detenido de manera ilícita, pero la Policía desacató la orden de libertad que emitió.

En Chinandega, a Chávez se le vinculó al quiebre de 37 kilos con 296 gramos de cocaína que se le encontró a Saturnino Urbina Arévalo en la camioneta GMC blanca, placa M-111609. Saturnino fue condenado por ese cargamento de drogas a diez años de cárcel, pero el juez de Ejecución de Sentencia y Vigilancia Penitenciaria, de Chinandega, Juan de Dios González Quintana, lo favoreció al sacarlo de prisión y enviarlo a su casa por presentar enfermedades crónicas.