Francisco Mendoza S.
  •  |
  •  |
  • END

AYAPAL
Encarnación Escoto Delgadillo, productor jinotegano que habita en el poblado de Ayapal, municipio de San José de Bocay, asegura que se siente amenazado por varios individuos, quienes en cualquier momento pueden tomarse su finca.

Escoto tildó a esta gente como “grupo toma tierras”, del cual forma parte, según acusa, el funcionario de una comisión gubernamental.

En documento fechado el 23 de enero de este año, enviado por el productor Escoto Delgadillo, dueño de la finca El Pantanal, ubicada en Ayapal, al procurador general de la República, Hernán Estrada, señala lo siguiente:
“Por fuentes de información del poblado de Ayapal y fuentes de la Intendencia de la Propiedad, se me comunicó que existe un plan de parte de la PGR, de realizar la toma de mi finca a través de un grupo de elementos supuestamente desmovilizados de la ex Resistencia Nicaragüense”.

En la misma carta, enviada a otras instituciones y organismos, precisa que “este grupo al mando de Rafael Estrada Ocampo, funcionario del gobierno actual, Pablo “Negro” y “El Pocoyo”, tienen como enlace en el territorio de Ayapal para realizar actos delincuenciales al sujeto de nombre Juan Rivera, conocido como “Juan Cutacha”, quien se dedica al tráfico de propiedades, igual que en el poblado de San José de Bocay, al sujeto de nombre Matilde Salguera.

El productor dice que obtuvo su propiedad a base de sacrificio personal.

En noviembre de 1998, Félix A. Maradiaga, delegado en ese entonces del Ministerio de Defensa, envió una carta a Edwin Blandón Hernández (“Huracán”) para que él y el grupo que lo acompañaba se retiraran de El Pantanal, reconociendo que la propiedad le pertenece a Encarnación Escoto.

En carta enviada el 24 de noviembre de 2001 por el delegado departamental de la Oficina de Titulación Rural en Jinotega, Francisco Chavarría, al productor se le señala que la Comisión Agraria departamental de la Resistencia Nicaragüense, ordena a quienes se habían tomado la finca, desocuparla en el transcurso de un mes, pero ahora los temores regresan por las amenazas de nuevas tomas en El Pantanal.

El productor envió una serie de registro de su propiedad al procurador, entre los que está además de la escritura de compra y venta, documentos de cómo fue adquirida en el año 1977, donde demuestra la legalidad de la misma.