•  |
  •  |
  • END

TONALÁ
A doña Martha Anabel Ibarra Blanco le fue bien en 2008. Logró buenos ingresos con la comercialización de plátanos, compró una propiedad y amplió sus áreas de siembra en la comunidad de Tonalá.

Anabel se graduó como maestra y ha dedicado parte de su vida a impartir clases a niños de Primaria. Sin embargo, los ingresos de aproximadamente 3,000 córdobas mensuales no eran suficientes para suplir las demandas de sus hijos que aspiran a prepararse y coronar una carrera universitaria.

“Escuché sobre el programa Cuenta Reto del Milenio que iba ayudar a los productores de plátano en Tonalá y decidí dedicarme a esta actividad que ahora para mi familia es un negocio rentable y una fuente económica importante”, refirió Anabel.

Resultados palpables

En 2007 sembró dos manzanas, una con apoyo de la Cuenta Reto del Milenio (CRM) y otra con esfuerzo propio. A mediados de 2008 en la primera cosecha obtuvo 120 mil unidades y una ganancia de cuatro mil dólares. Una parte la vendió al mercado nacional y otra la exportó a través de la cooperativa a la cual pertenece.

La visión empresarial motivó a Anabel a comprar, con la ganancia, una manzana de tierra y a ampliar las áreas de cultivo a cuatro manzanas, aprovechando la instalación del equipo de riego que le facilitó la CRM.

Rentabilidad

“Las condiciones para tener rentabilidad en este negocio existen debido a que la Cuenta del Milenio nos capacita para el manejo del cultivo, nos apoya con insumos y en la comercialización del producto que exportamos. Ganamos como familia pero también gana nuestro municipio porque ésta es la principal actividad de la zona”, refirió.

En mayo y agosto de 2009 volverá a cosechar. Ahora tiene plantaciones de diferentes edades, lo cual le permitirá comercializar al menos dos veces al año. Las ganancias las invertirá en ampliar el sistema de riego a la nueva plantación y en establecer una manzana más que recientemente adquirió mediante una inversión familiar.

Consideró que los cambios promovidos por la CRM en cuanto a la manera de producir plátano y la visión empresarial también han motivado a otros productores a ampliar las áreas y a invertir en las plantaciones.

Ampliando mercado

Asimismo, valoró como positivo el aumento en el precio del plátano. “Actualmente los comerciantes ofertan mejor precio porque las cooperativas en que estamos organizadas y que trabajamos con la Cuenta estamos exportando, tenemos mercado y eso brinda mayor valor a nuestra producción”, manifestó Anabel, quien distribuye su tiempo entre las horas dedicadas a enseñar a las nuevas generaciones en el colegio del pueblo y en las labores agrícolas que comparte con su esposo, José Alvarado Velásquez.

Para esta productora, que nació en una familia humilde integrada por diez hermanos, el éxito de la actividad agrícola es tener conciencia que se debe invertir en la plantación, si se quieren obtener resultados.

Como doña Anabel, en Tonalá hay 150 productores socios del Programa, los cuales recibieron un sistema de riego con capacidad para cinco manzanas, insumos, asistencia técnica y apoyo en la comercialización. Los productores exportar el plátano pelado y han conseguido valor agregado y empleos. Aspiran a ampliar el centro de acopio, empacar el producto y consolidar los mercados.