•  |
  •  |
  • END

LAS MINAS
Una vistosa ceremonia de traspaso de gobierno local, vivió el fin de semana la población de Rosita, que tiene como nuevo alcalde a Arturo Ibarra Rodríguez, del partido Frente Sandinista.

El traspaso se realizó la mañana del sábado último ante una población que abarrotó el estadio municipal, animados por estallidos de cohetes, justo cuando el alcalde saliente José Iglesias, le puso sobre el hombro derecho, pasando por el pecho hasta el costado izquierdo, la banda municipal al nuevo alcalde.

Las cuentas

Fue un acto muy ovacionado, en el que se dijo de todo, menos sobre deudas y cuentas que deja el edil saliente.

En la memoria sobre finanzas que se le entregó al alcalde entrante, constan 26 cuentas bancarias con un millón 607 mil 128.24 córdobas, la mayor parte para continuar la ejecución de proyectos de inversión social.

También le dejan al nuevo alcalde cinco deudas que suman 756 mil 282. 01 córdobas, entre ellas, obligaciones con el INSS, así como con ex empleados y contratistas.

Ibarra, tras ser investido en el cargo, anunció públicamente que su primera gestión a realizar, tiene que ver con la reconstrucción de un sistema de tratamiento de agua, con el propósito de hacerla funcionar para reactivar el servicio de abastecimiento de agua potable a la ciudad.

Este proyecto de agua, que costó casi doce millones de córdobas, fue abandonado, quizás por incapacidad de operación y administración o falta de voluntad de las autoridades locales salientes.

Otra prioridad anunciada por el alcalde electo de Rosita, es la de interconectar a este municipio al sistema de la red eléctrica nacional.

El interconectado de electrificación significará mayor acceso a ese servicio, más estabilidad energética y bajos costos por consumo.

Municipio Más Limpio, Un Desafío

La tercera prioridad del alcalde de Rosita para este año es proyectar a esta comunidad como el municipio más limpio, al menos en la Costa Caribe.

Para ello, implementará una serie de estrategias, como fortalecer con medios y personal el tren de aseo, sensibilizar para cambiar de actitud en cuanto al tratamiento de basura y gestionar un proyecto de clasificación y reciclaje de la misma.

También se propone gestionar programas y créditos productivos, con el objetivo de garantizar la seguridad alimentaria en el lugar.

Ibarra dijo que el gobierno local pondrá en práctica un modelo incluyente con todos los sectores sociales, necesarios para revalidar decisiones públicas.

Los 35 mil habitantes de esta zona cifran sus esperanzas de mejorar sus condiciones de vida.

“Confiamos en un mejor porvenir, estamos seguros que nuestras demandas sociales se oirán y tendrán soluciones, el plazo no importa, lo fundamental es la voluntad y las respuestas”, dijo Noel Palacios García, líder de 33 comunidades mestizas en Rosita.

En iguales términos se pronunció Juan Makenzie Green, al expresar que están esperanzados en que las comunidades mayangnas y miskitas, tendrán acceso a las inversiones públicas.