•  |
  •  |
  • END

El recorte de presupuesto que sufrió este año la Escuela Internacional de Agricultura y Ganadería de Rivas (EIAG), obligó a las autoridades de este centro de estudios técnico–universitario aplicar a lo interno de esta Alma Máter medidas de austeridad, similares a las que “recetó” el presidente Daniel Ortega.

La EIAG es una de las universidades beneficiadas con el 6%, que se asigna al CNU, (Consejo Nacional de Universidades) pero “gracias”, a la modificación que por decreto realizó Ortega al presupuesto 2008, las universidades salieron perdiendo porque les redujeron la asignación prevista y en este sentido la EIAG se vio afectada y ahora las autoridades superiores tendrán que “amarrarse los cinturones”, porque recibirán menos de lo que ya tenían programado.

El administrador de la EIAG, Francisco Mejía, indicó que dicho centro de estudios superiores es el que recibe el porcentaje más bajo del total del 6%, que se le asigna al CNU, “ya que a la EIAG de Rivas se le otorga anualmente el 1.9%, y ahora con la reducción que se hizo vamos a recibir millón y medio de córdobas menos”, explicó.

Desglose de presupuesto

Según Mejía, en el 2008 la EIAG, dispuso de un presupuesto de 31 millones con 175 mil córdobas. Agregó que el 70% de esa cantidad era proveniente del 6% mientras que las donaciones aportaron un 10% y el 20% restante fue producto de actividades propias de la EIAG.

Para este año el presupuesto que esperaban era cercano a los 32 millones de córdobas, pero más bien sufrieron una caída del 5%, en comparación al presupuesto anterior y esto es lo que según Mejía llevó a la conclusión de aplicar medidas de austeridad que fueron consultadas con miembros del sindicato y la administración de la EIAG.

Parte de las medidas

Entre estas medidas está la no renovación de contratos de personal, lo cual se hacía anualmente con al menos diez personas. A esto agregan que serán más cuidadosos con la asignación de horas extras, tener mejor control de servicios básicos como teléfono, agua y luz y a la vez se reducirá el uso de vehículos.

Mejía también detalló que revisarán la publicidad en los medios de comunicación, la cual aparentemente será limitada y buscarán cómo ahorrar al máximo el uso de materiales de oficina y explicó que tampoco harán inversiones de gran envergadura como compra de maquinarias, construcción de aulas, entre otros.

Detalló que estas medidas de austeridad no afectarán a los 700 estudiantes que acuden a esta Alma Máter, ya que Mejía explicó que siempre tendrán la beca de 400 alumnos, de los cuales 180 reciben la beca clase “A” que contempla alojamiento y alimentación.