•  |
  •  |
  • END

Un estudio preliminar que permita favorecer al menos a 15 pequeños ganaderos de la Península de Cosigüina, jurisdicción de El Viejo, es la nueva tarea que realizaría personal técnico del Proyecto Occidente Ganadero, el cual ejecuta fondos de la Cuenta Reto del Milenio (CRM).

La selección de fincas es el resultado de una petición de al menos 42 productores de tres sectores de esa zona, los cuales solicitaron su inclusión dentro del último paquete de 500 beneficiarios del Proyecto Occidente Ganadero, y quienes recibirán asistencia técnica y desarrollo del hato.

Ganadería doble propósito

En representación de los sectores El Capulín, Potosí, Las Parcelas, el Rosario, Santa Julia y Cosigüina Sur, que significan 991 manzanas, con 864 cabezas de ganado y buenas carreteras, en una población cuyo 31 por ciento rural se dedica a la ganadería de doble propósito.

La comitiva de campesinos solicitó que el Proyecto Occidente Ganadero favorezca a ese sector por considerarse que está geográficamente ubicado en una zona de pobreza.

Problemas con el hato

Francisco Inés Baca, quien posee 12 manzanas y 30 cabezas de ganado, explicó a los representantes del Operador Ganadero que actualmente enfrentan dificultades económicas. “No encontramos soluciones al problema de la alimentación del hato, mejoramiento genético, comercialización de la leche, entre otros temas, que nos permitan la sobrevivencia”, se lee en la misiva entregada a los técnicos.

“Queremos mejorar nuestro nivel de vida, estamos organizados para conseguir un centro de acopio lechero, necesitamos alambre para la construcción de cercas, mejorar los pastos, construir salas de ordeño, pichingas de aluminio para transportar la leche, entre otros beneficios”, agregó Baca.

Restricciones ambientales

Ileana Holt, consultora para la Dirección de Ambiente de la Cuenta Reto del Milenio (CRM), explicó que existen muchas restricciones ambientales, entre ellas que no se puede desarrollar ganadería a gran escala, el plan de manejo del área protegida establece desarrollo de la agricultura, y la petición de los 42 productores representa un impacto sumatorio. “El estudio nos revelará cuántos pueden ser beneficiarios, en caso que se pueda hacer algo por ellos”, expresó.

El levantamiento de las cifras es responsabilidad del Proyecto, para lo cual Marcel Guzmán indicó que a finales de febrero está previsto el levantamiento de los datos, que tienen el propósito de caracterizarlos, a fin de hacer más fácil la selección justa para aquellos beneficiarios cuyas propiedades y actividades no impacten negativamente en los criterios socioambientales establecidos.