•  |
  •  |
  • END

A través del programa Empowerment International unos 200 niños de escasos recursos económicos del municipio de Granada, están siendo becados en escuelas primarias. Dentro del beneficio, los pequeños reciben uniformes, zapatos y útiles escolares como parte del humanismo de la norteamericana, Katty Adams, quien desarrolla un programa de “Rehabilitación de la pobreza”.

Adams explicó a END que su propósito es romper con algunas de las barreras impuestas por la pobreza, trabajando en las comunidades menos favorecidas y facilitando los medios educativos y productivos.  “Educar a un niño es dar esperanza al mundo”, dijo.

Trabajo similar está desarrollando en precarios de Costa Rica, con niños que demandan atención y respeto a sus derechos fundamentales. La extranjera reflexiona que los niños urgen de una educación integral, por ello en 1998 decidió fundar la organización  Empowerment International, que registró como una asociación sin fines de lucro en el año 2004, para luego extenderla hacia Centroamérica.

De las beneficiadas, la adolescente Yahoska Brizuela, reconoce la labor de Katty, “Nos ha ayudado mucho, nos ha enseñado cosas nuevas en la vida, luchar por superarnos y contribuir con nuestras familias y nuestras comunidades”, explica la estudiante del cuarto año de secundaria en el colegio Diocesano, al cual asiste becada por el programa de Adams.

Cursos de fotografías

Brizuela, junto a otros siete muchachos ha aprendido las técnicas del manejo de la cámara fotográfica y la magia del lente, al enfocar y producir una buena y atractiva gráfica, desde la perspectiva y la estética. Estos muchachos mantienen abierta una exposición de fotografías denominada  “Mi cámara, mi mundo”, en el salón “Manolo Cuadra” del Palacio de la Cultura “Joaquín Pasos Argüello”.

Ese es parte del aprendizaje que impulsa Katty en los niños involucrados en los programas de Empowerment Internacional de Granada, como una contribución a las familias para que comprendan el valor de la educación. “Queremos ayudar a conocer las raíces sociológicas de la pobreza, actuando como constructores de puentes entre las niñas, los niños y la educación. El trabajo integral y concreto con las familias por mejorar sus condiciones de vida en todos los aspectos, priorizando las necesidades”, subrayó.