•  |
  •  |
  • END

LAS MINAS

Para evitar desgracias materiales y humanas, como la recién ocurrida en Australia, oficialmente comenzó la IV campaña contra incendios forestales 2009, en la Región Autónoma del Atlántico Norte.

La campaña, promovida por el gobierno, a través del Instituto nacional forestal, Inafor, se enfoca en desarrollar estrategias fundamentalmente preventivas, que se concretan con actividades intensivas de sensibilización, recomendación, capacitación, vigilancia y monitoreos permanentes.

El director del Inafor, William Schwartz, en compañía del Alcalde de Rosita, Arturo Ibarra Rodríguez, inauguraron esta IV campaña contra incendios forestales en este municipio.

En Rosita se promovió una marcha primero, y luego hubo una concentración pública, a la que acudieron cientos de escolares, brigadistas y funcionarios de instituciones del gobierno, vinculadas a la explotación de recursos naturales y producción alimenticia, para dar a conocer el banderillazo contra los incendios forestales en la zona.

Antecedente Las Breñas

Según el director de Inafor, William Schwartz, durante el 2008 en la RAAN se originaron mil 357 incendios forestales, de los cuales se lograron reducir 228, aunque el recurso humano y material se concentró más en Las Breñas, jurisdicción de Rosita, donde se produjo el mayor incendio que en 19 días dejó cinco mil hectáreas arrasadas.

Las causas de los incendios se le atribuyen principalmente a las quemas agrícolas no controladas y a la provocada por la irresponsabilidad del hombre.

En la RAAN las autoridades civiles y militares regionales, municipales y comunales, se encuentran preocupadas, porque en la zona todavía se encuentra caída casi el 96% de la masa boscosa que botó el huracán “Félix”, el cuatro de septiembre de 2007.

Se calcula en unos diez millones de metros cúbicos de madera caída tras el paso fatídico que dejó el meteoro en la región.

Esa cantidad de madera representa una materia de combustión, que puede hacer desaparecer en su totalidad a esta región, por lo que representa una amenaza latente seria, que para su control se requiere de la participación interinstitucional y la sociedad civil.